Poner fin a una carrera de boxeo de la manera correcta

1

Por Ted Sares

La mayoría de las carreras de boxeo reflejan una variación de una curva en forma de campana. La pendiente descendente del lado derecho indica el declive del boxeador en cuestión. A veces, cuando un boxeador está en la cima de su juego, como Larry Holmes, por ejemplo, el pico se aplana y no cae en espiral. Y a menudo, un boxeador puede hacer una carrera final exitosa pero pierde su último combate de su carrera como Tony Bellew que ganó 10 veces seguidas antes de ser depilado por Oleksandr Usyk. Lonnie Smith ganó 14 veces seguidas contra una competencia horrible antes de dar un paso al frente y perder contra Disobelys Hurtado en su última pelea. Estos patrones un tanto predecibles son parte de lo que hace al boxeo.

El número de peleadores que empiezan y terminan en el ascenso es mucho menor. Aquí hay algunos:

Tony Alongi (1959-1967)

Este peso pesado y duro fue un accesorio en el Auditorio de Miami Beach durante los años 60 y fue 28-0 antes de ser molestado por Rudolfo Díaz en 1962. Tony volvió a perder en 1963, esta vez contra Billy Daniels, y luego se fue a la lágrima final por 11-0-4. Los empates fueron para George Chuvalo, Jerry Quarry (dos veces) y Bill McMurray. Tony terminó su admirable carrera muy bien para terminar 40-2-4.

Eder Jofre (1957-1976)

Un luchador que personificaba los topes perfectos fue el legendario brasileño “O Galo Do Ouro” (alias “Bantam de Oro”) Eder Jofre que terminó su magnífica carrera con un récord de 72-2-4. Durante un período de dos años a mediados de los 60, Jofre perdió dos veces contra Fighting Harrada y empató con un Manny Elias. Fue 47-0-3 entrando en el primer asunto de Harrada y 25-2-1 a partir de entonces. El Bantam Dorado fue uno de los mejores luchadores libra por libra de todos los tiempos

Bobby Chacón (1972-1988)

Conocido como “El Escolar”, Bobby iba 19-0 antes de ser detenido por el legendario Rubén Olivares. Después de perder contra Cornelius Boza-Edwards en un thriller de 1981, Chacón terminó su ilustre carrera yendo 14-1 contra una fuerte oposición. Su récord general de 59-7-1 lo llevó al Salón Internacional de la Fama del Boxeo (IBHOF).

“Tex” Cobb (1977-1993)

Randall “Tex” Cobb terminó su carrera con una marca de 42-7-1 enfrentándose a algunos hombres duros a lo largo del camino incluyendo a Earnie Shavers, Ken Norton, Michael Dokes (dos veces), Larry Holmes, Buster Douglas, y Eddie Gregg Perdió cuatro entre 1964 y 1985, pero ganó su primer 17-todo menos uno por paro.

Después de ser desarmado por el desprestigiado Collier en 1986, Tex cerró su colorida carrera con un 18-0-1-1 incluyendo una victoria sobre un descolorido Leon Spinks en 1988. Las otras victorias fueron sobre una oposición limitada, pero las victorias son las victorias.

Mickey Goodwin (1977-1994)

Este artista de gancho izquierdo de Kronk tenía 33-1-1 cuando sufrió un monstruoso paro en 1985 a manos de Darryl “El Perro Atómico” España (6-6 en ese momento). El difunto y querido Goodwin, a veces conocido como “Sneaky Pea”, se deshizo de siete de ellos para cerrar con un 40-2-1.

“Es una pena que el nombre de Mickey nunca tenga el mismo peso que Tommy Hearns. Pero hace tiempo, eran literalmente iguales. Lo recuerdo bien.” Karl Ziomek

Steve Collins (1986-1997)

El “Guerrero Celta” comenzó ganando rápidamente 16 veces seguidas antes de perder contra Mike McCallum en 1960. Perdió dos más en 1992 pero luego, luchando principalmente fuera de su Irlanda natal, terminó ganando 15 incluyendo asentimientos a Chris Eubank (dos veces) y Nigel Benn (dos veces). Dado su récord de 36-3 y el nivel de su oposición, es un misterio por qué no está en el IBHOF.

Billy Costello (1979-1999)

Este nativo de Kingston, NY, salió victorioso en sus primeras 30 salidas antes de ser sorprendido y destruido por Lonnie Smith en 1985. Alexis Argüello detendría a Billy seis meses después. Costello se reagrupó y ganó sus ocho finales, incluyendo una grande contra Juan LaPorte en 1999, llevando su pizarra final a 40-2.

Jorge Páez (1984-2003)

“El Maromero” tenía un récord de la vieja escuela de 79-14-5 y después de su última pérdida de carrera en 1999 ante José Luis Castillo, lanzó una racha invicta de 18. Antes de su primera derrota en suelo estadounidense ante Tony López, había ido 35-2-3. “El Payaso” ganó por rachas y fue muy subestimado.

Fabrice Tiozzo (1988-2006)

En una carrera de 48-2, este destacado pesado ligero francés sólo perdió dos combates, ambos contra Virgil Hill. Uno en 1993, el otro en 2000. Estaba 25-0 en la primera pelea, y terminó su pizarra en 23-1 para unos sujetalibros casi perfectos. También luchó en una competencia extremadamente dura, lo que plantea la pregunta de por qué no está en el IBHOF.

Rodney Toney (1992-2007)

“The Punisher”, un tipo de boxeador, golpeó a los profesionales corriendo y fue 19-0-2 antes de ser descarrilado por el astuto Quincy Taylor en 1995. Después de caer tres veces entre 1996 y 1997, terminó su carrera muy bien al quedar invicto en sus ocho finales.

Michael Moorer (1988-2008)

Moorer terminó con un posible récord en el Salón de la Fama de 52-4-1. Ganó sus primeros 35 peleas contra un sólido oponente, pero se quedó sin posibilidades de ganar…

Herbie Hide (1989-2010)

“El Destructor Bailarín” perdió cuatro por paro entre 1995 y 2004 y luego se retiró. Hide había ganado su primer 25 por KO. Luego regresó a la acción en 2006 y procedió a conseguir 14 victorias consecutivas para terminar con un buen récord de 49-4, uno que estaba bien reservado.

Vitali Klitschko (1996-2012)

El “Dr. Puño de Hierro” iba 27-0 cuando perdió el primero en una gran sorpresa contra Chris Byrd en el 2000. Tras perder contra Lennox Lewis en un baño de sangre en 2003, el Doctor se apaleó y se abrió camino a golpes hasta varias grandes victorias antes de retirarse en 2004. En octubre de 2008, Klitschko hizo uno de los más notables regresos en la historia del boxeo, cuando dio un gran golpe a Sam Peter (30-1). Luego ganó nueve más contra una fuerte oposición para terminar con un récord en el Salón de la Fama de 45-2 y un porcentaje de KO de 87.23%

Jermain Taylor (2001-2014)

El muy pregonado Taylor comenzó su carrera de boxeador 27-0-1 antes de perder peleas consecutivas con Kelly Pavlik en 2007 y 2008. Luego fue atacado por Carl Froch y Arthur Abraham en 2009 durante el Super Six Tourney y se tomó dos años de descanso para recuperar su salud antes de volver al ring para vencer a Jessie Nicklow en 2011. Para entonces, estaba muy dañado, pero aún así logró ganar cuatro más y en su última pelea y contra todo pronóstico, venció a Sam Soliman (44-11) para ganar el título mundial de peso medio de la IBF, después de lo cual volvió a caer en serios problemas fuera del cuadrilátero.

“La espiral descendente de un ex campeón es una de las cosas más difíciles de presenciar, especialmente cuando se trata de un ex campeón olímpico e indiscutible de peso medio”. Jules Philippe-Auguste

Shannon Briggs (1992-2016)

“El Cañón” salió rápido de la puerta ganando sus primeros 25 antes de ser dañado por Darrol “Doin’ Damage” Wilson en 1996. En 2010, en Hamburgo, Alemania, fue dañado de verdad (y hospitalizado) por Vitali Klitschko. Se mantuvo alejado del boxeo hasta 2014 cuando lanzó su última racha de nueve victorias. Se enfrentó a un rival poco convincente, pero le dio una buena nota final de 60-6-1.

Shannon Briggs derriba a Marroney

Hay otros con registros igualmente interesantes para examinar, pero no lograron el corte. Johnny “The Entertainer” Nelson estuvo cerca al terminar con una racha invicta de 21, pero su comienzo fue pésimo. Bash Ali terminó con 20 victorias pero de nuevo su comienzo dejó algo que desear. Willie de Wit (20-1-1) estuvo cerca y también Oleg Maskaev y Sung Kil Moon.

“Canelo” es un trabajo en progreso con 42-0-1 en la parte delantera y 10-1-1 en la parte trasera.

Hay otros. ¿Puedes nombrar algunos?

Ted Sares puede ser contactado en tedsares@roadrunner.com

Vea más noticias de boxeo en video en el The Boxing Channel

Compartir.

1 comentario

  1. Vitaly nunca besó la lona ni estuvo cerca de hacerlo, le frenaba que el otro campeón era su hermano, sus derrotas fueron un hombro y un corte, una mala bestia, la mamá de Lewis suplicó a su hijo que se retirara antes de que le diera la revancha al ucraniano y así lo hizo, una retirada a tiempo que también fue una victoria, por cierto Lewis sí fue noqueado y feo por Rahman y McCall que eran buenos pero ni de lejos con la pegada de Vitaly que to creo que hasta con un ojo iba a ganarle…

Dejar una Respuesta