Recordando a “Doin’ Damage”

1

El 3 de junio de 1997, Darroll “Doin ‘Damage” Wilson se enfrentó a Courage “No Limit” Tshabalala en el legendario Blue Horizon de Filadelfia, donde ningún asiento era un mal asiento. La pelea fue un verdadero Philly Classic, una de las peleas más emocionantes del año. El resultado fue una sorpresa, pero no tan sorprendente como la molestia que Darroll Wilson logró en marzo del año anterior cuando peleó contra el Shannon Briggs mucho más grande en el Centro de Convenciones de Atlantic City, Nueva Jersey.

Wilson contra Briggs

El Brooklynite Shannon Briggs (25-0) había alcanzado la reputación de ser un tipo que terminó sus peleas temprano, como en los KO de primera ronda, pero en esta ocasión, las cosas se revirtieron, como el valiente Wilson (15-0-2 entrando) sobrevivió a una furiosa primera ronda y luego usó sus habilidades superiores para sacar sorprendentemente “El cañón” con un afilado gancho izquierdo dos rondas más tarde.

David Tua

David Tua

Wilson, que vivía cerca de Atlantic City en Mays Landing, Nueva Jersey, había hecho un daño considerable a sus oponentes hasta que conoció a David Tua (24-0) en Miami y fue noqueado en el último segundo de una primera ronda, incluso por la racha ” Tuaman. Pero perder ante el corto pero súper poderoso Tua no fue una desgracia. De hecho, para Darroll, lo mejor estaba por venir.

 Después de vencer al limitado Ron McCarthy, Darroll se enfrentó a Tshabalala (20-1). “Courage” había sido previamente sorprendido por Brian “Bam Bam” Scott (21-3) al final de la carrera de Scott en 1996, rompiendo el mito del extraordinario poder del sudafricano y presunto récord amateur de 72-1 (con 71 nocauts). Scott ganó usando una combinación rápida y aguda, deteniéndolo en la segunda ronda. La mayoría de los nativos de 270 libras de los oponentes de Kansas habían perdido registros, lo que amplificó aún más el factor de conmoción, aunque el nivel de oposición de Courage era igualmente sospechoso.

Wilson vs Tshabalala (junio de 1997)

Después de que Ed Darian anunció a los combatientes, sonó la campana y Courage rápidamente engañó a Wilson con un golpe de poder y luego dictó asuntos para el resto de la ronda mientras avanzaba por el tallo. La segunda ronda transcurrió sin incidentes hasta los últimos 15 segundos cuando Tshabalala abrió con una serie de disparos de poder. Wilson respondió, pero su respuesta llegó después de la campana por la cual recibió una advertencia firme.

Al final de la tercera ronda, Wilson fue golpeado por un perfecto cruce de Courage. Bajó con fuerza, se levantó y luego volvió a caer en la calle Queer. Justo cuando el Árbitro Rudy Battle estaba a punto de señalar el final de la pelea, la ronda terminó y a Wilson se le permitió continuar. Lou Duva, el gerente de Courage, protestó por la llamada en su habitual estilo hiper / histérico, pero fue en vano. Las protestas de la firma de Lou habían adquirido la sensación del niño que lloraba lobo con demasiada frecuencia y esta no fue la excepción.

Tshabalala salió rápido en la siguiente ronda tratando de alejar a un Wilson aún aturdido, pero el musculoso Darroll hizo lo que hizo contra Briggs y, capeando la feroz tormenta, comenzó a conectarse con sus propios disparos. Ambos hombres hicieron boogie a toda velocidad hasta que el sudafricano, exponiendo un problema de resistencia, finalmente bajó, escupió su boquilla y fue contado. No le quedaba nada. El horizonte azul se volvió loco.

Tshabalala ahora había participado en una de las sorpresas del año y una de las peleas más emocionantes del año. Aunque era un perdedor en ambos, no obstante estaba en el radar de todos.

Bert Cooper (septiembre de 2002)

Darroll ganaría y perdería algunos, pero contra la mejor oposición, incluidos David Izon, Frankie Swindell, Mike Rouse, Tim Witherspoon, Ray Mercer y Oliver McCall. Terminó su carrera en 2006 con una pizarra 27-10-2 y, antes de tomarse tres años de descanso, logró otra gran victoria al detener a Bert Cooper (36-21) en el Blue Horizon en 2002. Después de esta derrota, el propio Bert tomaría un paréntesis de ocho años fuera del boxeo, pero a todos los efectos prácticos, ya había terminado. (Cooper era una figura trágica con un historial engañoso, una historia de boxeo esencialmente triste, y los altibajos de su vida suplican algo que contar).

En cuanto a Darroll Wilson, siempre dio lo mejor de sí y, al menos en tres ocasiones, hizo un daño notable.

Se puede contactar a Ted Sares en tedsares@roadrunner.com o en Facebook.

The Boxing Channel 

Compartir.

1 comentario

  1. MANUEL47 el

    en las peleas sin publico aficionados los beneficiados son los boxeadores cubiches asi nadie les hace buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu por aburridos que duermen hasta las moscas nadie los quiere ver pero ahora no hay quien los abuche jajajjajajjaja apenas asi se salvan de ser abuchados los cubanos por las mierdas de peleas que dan en estas peleas sin publico les cayo como anillo al dedo estas peleas sin publico a los cubanos por que asi quien los abuchea les hace buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu jajajjajajjajajjajajajjajajaja si sr.

Dejar una Respuesta