BENAVIDEZ NO CONOCE EL ABC DEL BOXEO

76

Por Andrés Pascual

Como ABC denominan el mínimo imprescindible que necesita conocer alguien para tratar de ejecutar alguna actividad; especie de kindergarten aplicado a cualquiera ante cualquier tarea por profana que parezca.

Sin embargo, durante los primeros rounds de la segunda pelea como welterweight de Terrence Crawford (34-0, 25 KO’s), dio la impresión de que Jesús Benavidez “amarraría al nativo de Omaha”, abriendo espacios para suposiciones enfocadas en “quién sabe, va y sí…”.

Pero no, la manera como el perdedor confundió al “niño mimado” de la prensa de hoy inicialmente, se debió a que Jesús Benavidez (27-1, 18 KO’s) mal boxea, a pesar de sus resultados este hombre no sabe boxear y, cuando un hombre grande, de más corpulencia que un contrario, es así, se complica y demora la manera como se debe enfrentar a un agresor tosco, sin tono ni tino. Por demás, si el tipo no adivina un buen golpe, pues, será cuestión de tiempo para que el boxeador sobre el ring ajuste los mecanismos y se imponga.

Después del 4to round, Crawford comenzó a poner orden metódicamente, a moverse, a golpear, a delimitar territorio: “tú allí y yo sobre ti”, hasta que, a los 2:42 del duodécimo, encontró la brecha, que siempre estuvo abierta esperando por sus manos; si no adivinó antes, debe de haber sido por exceso de cuidado ante la posibilidad de que un golpe, mal lanzado desde una guardia fea sin técnica por un individuo de estilo “innombrable”, que se para de frente sin movimiento ni lucimiento, le alcanzara y lo enviara a la lona.

La victoria por nocao de Terrence abre las puertas para otro pleito de esos que encumbran como “que todos quieren ver” contra Errol Spence jr, ¿Qué pudiera pasar si…? Yo vi a Crawford en peligro, lastimado, contra un Gamboa al que no le quedaba ni aire ni espíritu heroico para rematar, pero el hombre noqueó al cubano…También vi a Spence jr a la deriva en medio de un combate que logró ganar por remontada heroica.

A pesar de todo, son dos de los mejores boxeadores del momento, por lo que es un riesgo el pronóstico, mejor dejarlo en brazos de la frase histórica y lapidaria de John L. Sullivan para casos como este: “el que dure un round más…”; sin embargo, Crawford, que no es un welter natural, pudiera tener alguna ventaja en instinto e intuición…

Compartir.

Dejar una Respuesta