45 aniversario de Rumble in the Jungle – Ali vs Foreman

6

Por James Blears 

Esta fue una pelea como ninguna otra y fue la primera vez que muchos, incluyéndome a mí, dudaban de que Muhammad Ali pudiera ganar.

 

Rumbo Rumble in the Jungle, las probabilidades parecían estar desalentadoramente en contra de Muhammad Ali. George Foreman era el campeón invicto del mundo. Para ganarlo, había demolido a Joe Frazier, derribándolo seis veces. George había abrumado a Kenny Norton en dos rondas tempestuosas. Ali había perdido una decisión unánime contra Joe en su primera pelea, y sufrió durante dos incómodos encuentros con Ken Norton, sufriendo rotura de mandíbula.

 

El récord de Ali era de  44-2, con 31 KO`s. George … por otro lado, tenía un record invicto de  40-0 con 37 KO`s. Con veinticinco años, George era una fuerza de la naturaleza poderosa, hirviente y explosiva. Ali era siete años mayor y no poseía el mismo poder de golpeo. Si iba a ganar, él en sus propias palabras, tendría que aprovechar sus aptitudes.

 

Hay dos errores contenidos en estas premisas. Estadísticas en blanco y negro y en papel. Más bien, son los estilos los que hacen peleas, y a diferencia de muchos de nosotros, Ali estaba totalmente convencido de que tenía la clave para romper a George.

 

Absolutamente formidable, el sísmico George en aquel entonces, era no obstante menos predecible. Así que Ali pasó las pocas horas estudiando ese plomo izquierdo relativamente crudo, seguido de esa derecha de dinamita, que tuvo que ser evitada, desviada, detenida y neutralizada.

 

La ubicación favoreció a Ali. Kinshasa en Zaire, que ahora es la República Democrática del Congo, estaba muy lejos de la zona de confort de George, pero Mahoma la abrazó a él y a su gente.

 

Los dioses le otorgaron a Ali un golpe de suerte inesperado y sin consideración. Se suponía que la pelea sería el 25 de septiembre, pero tuvo que postergarse hasta el 30 de octubre porque George McMurray, compañero de combate, le cortó accidentalmente la ceja derecha. ¡Típicamente y antes de este accidente, Ali había provocado sin piedad a George, advirtiéndole que había convencido a un chaman de que lo maldijera!

 

Ali, alegre y vivaz, usó esa ventana de tiempo para acumular rondas de combate más precisas, perfeccionando aún más sus reflejos y evolucionando aún mejor su forma de pelea. Mientras tanto George no podía entrenar, ya que ese corte pequeño pero profundo se unía y sanaba.

 

Ali orquestó a la multitud que cantaba: “Ali bomaye … Ali mátalo”, en su camino hacia el ring, donde, como es costumbre, el campeón mantuvo al retador esperando. Ali aprovechó el tiempo para provocar al público en un frenesí.

 

La persona más famosa en el rincón de George fue Archie Moore, la “mangosta”, que noqueó a 141 oponentes en una carrera de tres décadas. ¡Es un récord que aún resiste el paso del tiempo, y que permanecerá para siempre!

El gurú de Ali era el astuto Angelo Dundee. Angelo había ajustado las cuerdas del ring antes de la pelea, insistiendo en que se estaban cayendo, colgando y colgando. El hecho es que se mantuvieron muy elásticas, lo que permitió a Ali recostarse bien hacia atrás, a medida que los golpes entrantes masivos se extendieron.

 

Ali sorprendió a George, a nosotros, al Mundo y a Dios, navegando a través del ring y plantando una derecha en pleno mentón, golpeando la frente de George en los primeros momentos de la primera ronda, destrozando la teoría de que saltaría, se movería y evadiría.

 

Como la cabeza de Ali ya estaba demostrando ser un objetivo esquivo, George golpeaba su cuerpo. Ali, cuya enorme fuerza en la parte superior del cuerpo ha sido subestimada porque no tenía la definición muscular de bala de cañón, estaba enredando a George.

 

George dice que estaba convencido de que iba a eliminar a Ali en dos o tres rondas. Entonces, ¿por qué conservar energía en ese calor en una abrasadora humedad de cinco libras?

 

Ali se dio cuenta rápidamente de que era imposible mantener este ritmo durante mucho tiempo, por lo que volvió al plan B, que era el Rope a Dope, desarrollado durante largos años de combate.

 

Peligroso y muy arriesgado, ya que parecía estar presentando un objetivo estático. Pero increíblemente inteligente, porque restringió severamente el alcance de los golpes de George. Los mejores golpes de George vinieron de la zona media, NO de corto alcance.

 

Ali le dio a George algo para pensar a través de pistas correctas poco convencionales, inesperadas y no merecidas. La precisión de izquierdas rectas, se enfocaron y se dirigieron a las cejas escarabajo de George, que se hinchaban a proporciones hinchadas.

 

Para el cuarto, George ya parecía cansado, engañando a todos menos a los cautelosos. Sin embargo, una ronda más tarde lanzó un ataque de cuerpo sostenido de tifón contra Ali. ¡Cada vez que veo esos momentos trascendentales con creciente inquietud, mi boca se seca y mis ojos se humedecen! Cualquier otro boxeador que haya visto en el último medio siglo, se habría doblado bajo ese ataque terrible y dramático. Pero de alguna manera, Ali, con una resolución súper humana, resistió todo y aguardó ingeniosamente su tiempo hasta los últimos treinta segundos, que, hasta ese momento, el comentarista estadounidense “coronel” Bob Sheridan había descrito como: “Una ronda de inercia”.

 

Entonces Ali saltó de las cuerdas y en un torbellino, desencadenó un aluvión de golpes de poder que golpearon la cabeza de George y lo picaron con la fuerza de una colmena muy provocada.

 

Estaba convencido de que Ali iría a noquear a George en ese momento. Pero George aún retuvo lo suficiente en el tanque para defenderse. Con esta comprensión aleccionadora, Ali se aseguró, enredando la cabeza de George a la altura de la cadera, y cuando se separaron, amenazándose uno frente al otro, sonó la campana.

 

Las sesenta mil personas estaba de pie rugiendo, mientras Sheridan gritaba: “¡Con mucho, la mejor ronda de la pelea!”

 

George había disparado, pero, aunque se cansaba rápidamente, aún era una fuerza formidable ¡Eso fue predicho!

 

El comentarista británico Harry Carpenter describió a Ali como cansado hacia el final del octavo asalto y aparentemente apenas podía levantar los brazos. Gran error … cuando Ali retrocedió de las cuerdas y entró con palabras de Sheridan, atrapó a George con un astuto golpe derecho, otro y luego con una combinación de cinco golpes que culminó en un gancho de izquierda  que lo preparó para caer.

 

Para su crédito eterno, Muhammad Ali tenía su mano derecha lista para lanzar otro poderoso golpe de nivelación, si George de alguna manera se mantuviera de pie. Siguió a George por todo el camino, listo para administrarlo, pero nunca lo hizo, salvando al afectado e indefenso George de la posibilidad muy real de una lesión grave y permanente.

 

¡El rugido de la multitud fue primitivo! Incluso a miles de kilómetros de distancia, podía sentir los pelos de mi nuca, mientras Zach Clayton contaba metódicamente a George con un gesto enfático de ambos brazos … justo antes de que recuperara los pies.

 

Tan cerca como he visto de un milagro de boxeo había ocurrido ante mis propios ojos. ¡La octava maravilla del mundo en la octava ronda!

 

El comentarista David Frost estaba gritando: “Este es el evento más glorioso en la historia del boxeo. Ali ha ganado… ¡un derribo!

 

El gerente de negocios de Burly y el amigo de Ali, Gene Kilroy, vestido con un traje de safari, que parecía un Tarzán completamente vestido, se había metido en el ring para defenderse de los fanáticos histéricos. Entrenador adjunto y autor del poema Ali Drew Bundini Brown llorando con fe y puro alivio, como todos nosotros. Mientras Angelo Dundee estaba junto a las cuerdas, agitando desafiante su puño con un gesto de “te lo dije”. Don King, quien había creado el concepto de Rumble in the Jungle  se mantuvo firme en todo momento, estaba sonriendo y pensativo, mientras que el caos y Ali reinaban supremamente, solo unos minutos antes del inevitable diluvio monzónico, que hasta entonces había esperado.

 

Como había prometido y como había predicho: “¡Volveré!”

 

Esta fue una pelea como ninguna otra y fue la primera vez que muchos, incluyéndome a mí, dudaban de que Muhammad Ali pudiera ganar.

 

Rumbo Rumble in the Jungle, las probabilidades parecían estar desalentadoramente en contra de Muhammad Ali. George Foreman era el campeón invicto del mundo. Para ganarlo, había demolido a Joe Frazier, derribándolo seis veces. George había abrumado a Kenny Norton en dos rondas tempestuosas. Ali había perdido una decisión unánime contra Joe en su primera pelea, y sufrió durante dos incómodos encuentros con Ken Norton, sufriendo rotura de mandíbula.

 

El récord de Ali era de  44-2, con 31 KO`s. George … por otro lado, tenía un record invicto de  40-0 con 37 KO`s. Con veinticinco años, George era una fuerza de la naturaleza poderosa, hirviente y explosiva. Ali era siete años mayor y no poseía el mismo poder de golpeo. Si iba a ganar, él en sus propias palabras, tendría que aprovechar sus aptitudes.

 

Hay dos errores contenidos en estas premisas. Estadísticas en blanco y negro y en papel. Más bien, son los estilos los que hacen peleas, y a diferencia de muchos de nosotros, Ali estaba totalmente convencido de que tenía la clave para romper a George.

 

Absolutamente formidable, el sísmico George en aquel entonces, era no obstante menos predecible. Así que Ali pasó las pocas horas estudiando ese plomo izquierdo relativamente crudo, seguido de esa derecha de dinamita, que tuvo que ser evitada, desviada, detenida y neutralizada.

 

La ubicación favoreció a Ali. Kinshasa en Zaire, que ahora es la República Democrática del Congo, estaba muy lejos de la zona de confort de George, pero Mahoma la abrazó a él y a su gente.

 

Los dioses le otorgaron a Ali un golpe de suerte inesperado y sin consideración. Se suponía que la pelea sería el 25 de septiembre, pero tuvo que postergarse hasta el 30 de octubre porque George McMurray, compañero de combate, le cortó accidentalmente la ceja derecha. ¡Típicamente y antes de este accidente, Ali había provocado sin piedad a George, advirtiéndole que había convencido a un chaman de que lo maldijera!

 

Ali, alegre y vivaz, usó esa ventana de tiempo para acumular rondas de combate más precisas, perfeccionando aún más sus reflejos y evolucionando aún mejor su forma de pelea. Mientras tanto George no podía entrenar, ya que ese corte pequeño pero profundo se unía y sanaba.

 

Ali orquestó a la multitud que cantaba: “Ali bomaye … Ali mátalo”, en su camino hacia el ring, donde, como es costumbre, el campeón mantuvo al retador esperando. Ali aprovechó el tiempo para provocar al público en un frenesí.

 

La persona más famosa en el rincón de George fue Archie Moore, la “mangosta”, que noqueó a 141 oponentes en una carrera de tres décadas. ¡Es un récord que aún resiste el paso del tiempo, y que permanecerá para siempre!

 

El gurú de Ali era el astuto Angelo Dundee. Angelo había ajustado las cuerdas del ring antes de la pelea, insistiendo en que se estaban cayendo, colgando y colgando. El hecho es que se mantuvieron muy elásticas, lo que permitió a Ali recostarse bien hacia atrás, a medida que los golpes entrantes masivos se extendieron.

 

Ali sorprendió a George, a nosotros, al Mundo y a Dios, navegando a través del ring y plantando una derecha en pleno mentón, golpeando la frente de George en los primeros momentos de la primera ronda, destrozando la teoría de que saltaría, se movería y evadiría.

 

Como la cabeza de Ali ya estaba demostrando ser un objetivo esquivo, George golpeaba su cuerpo. Ali, cuya enorme fuerza en la parte superior del cuerpo ha sido subestimada porque no tenía la definición muscular de bala de cañón, estaba enredando a George.

 

George dice que estaba convencido de que iba a eliminar a Ali en dos o tres rondas. Entonces, ¿por qué conservar energía en ese calor en una abrasadora humedad de cinco libras?

 

Ali se dio cuenta rápidamente de que era imposible mantener este ritmo durante mucho tiempo, por lo que volvió al plan B, que era el Rope a Dope, desarrollado durante largos años de combate.

 

Peligroso y muy arriesgado, ya que parecía estar presentando un objetivo estático. Pero increíblemente inteligente, porque restringió severamente el alcance de los golpes de George. Los mejores golpes de George vinieron de la zona media, NO de corto alcance.

 

Ali le dio a George algo para pensar a través de pistas correctas poco convencionales, inesperadas y no merecidas. La precisión de izquierdas rectas, se enfocaron y se dirigieron a las cejas escarabajo de George, que se hinchaban a proporciones hinchadas.

 

Para el cuarto, George ya parecía cansado, engañando a todos menos a los cautelosos. Sin embargo, una ronda más tarde lanzó un ataque de cuerpo sostenido de tifón contra Ali. ¡Cada vez que veo esos momentos trascendentales con creciente inquietud, mi boca se seca y mis ojos se humedecen! Cualquier otro boxeador que haya visto en el último medio siglo, se habría doblado bajo ese ataque terrible y dramático. Pero de alguna manera, Ali, con una resolución súper humana, resistió todo y aguardó ingeniosamente su tiempo hasta los últimos treinta segundos, que, hasta ese momento, el comentarista estadounidense “coronel” Bob Sheridan había descrito como: “Una ronda de inercia”.

 

Entonces Ali saltó de las cuerdas y en un torbellino, desencadenó un aluvión de golpes de poder que golpearon la cabeza de George y lo picaron con la fuerza de una colmena muy provocada.

 

Foreman vs Ali

Foreman vs Ali

Estaba convencido de que Ali iría a noquear a George en ese momento. Pero George aún retuvo lo suficiente en el tanque para defenderse. Con esta comprensión aleccionadora, Ali se aseguró, enredando la cabeza de George a la altura de la cadera, y cuando se separaron, amenazándose uno frente al otro, sonó la campana.

 

Las sesenta mil personas estaba de pie rugiendo, mientras Sheridan gritaba: “¡Con mucho, la mejor ronda de la pelea!”

 

George había disparado, pero, aunque se cansaba rápidamente, aún era una fuerza formidable ¡Eso fue predicho!

 

El comentarista británico Harry Carpenter describió a Ali como cansado hacia el final del octavo asalto y aparentemente apenas podía levantar los brazos. Gran error … cuando Ali retrocedió de las cuerdas y entró con palabras de Sheridan, atrapó a George con un astuto golpe derecho, otro y luego con una combinación de cinco golpes que culminó en un gancho de izquierda  que lo preparó para caer.

 

Para su crédito eterno, Muhammad Ali tenía su mano derecha lista para lanzar otro poderoso golpe de nivelación, si George de alguna manera se mantuviera de pie. Siguió a George por todo el camino, listo para administrarlo, pero nunca lo hizo, salvando al afectado e indefenso George de la posibilidad muy real de una lesión grave y permanente.

Foreman vs Ali

Foreman vs Ali

¡El rugido de la multitud fue primitivo! Incluso a miles de kilómetros de distancia, podía sentir los pelos de mi nuca, mientras Zach Clayton contaba metódicamente a George con un gesto enfático de ambos brazos … justo antes de que recuperara los pies.

 

Tan cerca como he visto de un milagro de boxeo había ocurrido ante mis propios ojos. ¡La octava maravilla del mundo en la octava ronda!

 

El comentarista David Frost estaba gritando: “Este es el evento más glorioso en la historia del boxeo. Ali ha ganado… ¡un derribo!

 

El gerente de negocios de Burly y el amigo de Ali, Gene Kilroy, vestido con un traje de safari, que parecía un Tarzán completamente vestido, se había metido en el ring para defenderse de los fanáticos histéricos. Entrenador adjunto y autor del poema Ali Drew Bundini Brown llorando con fe y puro alivio, como todos nosotros. Mientras Angelo Dundee estaba junto a las cuerdas, agitando desafiante su puño con un gesto de “te lo dije”. Don King, quien había creado el concepto de Rumble in the Jungle  se mantuvo firme en todo momento, estaba sonriendo y pensativo, mientras que el caos y Ali reinaban supremamente, solo unos minutos antes del inevitable diluvio monzónico, que hasta entonces había esperado.

 

Como había prometido y como había predicho: “¡Volveré!”

Rumble in the Jungle:

Compartir.

6 comentarios

  1. Se la traga manuel 47 el

    Este ali hera una porqueria negra algo asi como cacawedet y Carnelo

  2. Nezatleco el

    Y aquí nadie comenta, esto se ha vuelto una página de villamelones que solo conocen al canelo habiendo tanta historia y variedad,

  3. SCARFACE el

    Coño para comentar en la nota hay que tardarse dos horas pasando en el texto 😂😂😂😂😂😂😂😂
    En YouTube está el documental de esta pelea de como se hizo y todo el show alrededor de ella excelente 👌

  4. Mira que me caía mal Ali pero gano haciendo lo único que podía hacer, cansar a Foreman para luego ir a por él cuando ya este último no podía tirar mas.
    El documental muy bueno, aunque me quedo con Triller en Manila

  5. El Tacuarinero el

    ¿DON KING QUE NO ES EL QUE LO ACUSAN DE MAFIOSO?…………………………….

  6. Alvaro Pizarro el

    Don King mató a dos personas de joven, uno de ellos era un empleado que le debía dinero y le dió un tiro por la espalda. Hasta Mike Tyson decía que era la peor persona que había conocido nunca.

Dejar una Respuesta