LITERATURA, CINE Y BOXEO

6

Por Ariel Lomasto

Si el escritor e historiador español Pablo Mérida San Román tardó tres años en compilar algo así como 900 películas relacionadas con el pugilismo en su obra El Boxeo en el Cine 1894/1994, sería imposible mencionarlas en estas líneas. Si su compatriota Francisco Javier González-Fierro Santos seleccionó a su criterio un centenar de ellas y las agrupó en su libro Las 100 mejores películas sobre boxeo, el intento de exponerlas en esta crónica resultaría inútil. Si desde la antigüedad y desde el mismísimo Homero y su Ilíada hasta la actualidad se escribió de boxeo desde los más variados estilos, la sola posibilidad de mencionar apenas las obras concluiría en un fracaso. Si la propuesta es relacionar las tres manifestaciones artísticas (literatura, cine y boxeo) la cuestión se simplifica bastante y los ejemplos, aceptando omisiones involuntarias, son válidos para entender el alcance del pugilismo fuera del ring.

Sin buscar orden cronológico o preferencias personales: Millon Dollar Baby (estrenada en 2004) en base al relato de F.X. Toole; Toro Salvaje (1980) que relata la vida de Jake La Motta y se apoya en la biografía que el mismo púgil escribió; Young Sánchez (1963) lleva al cine el cuento homónimo de Ignacio Aldecoa; El Campeón con sus versiones de 1931 y 1979 tiene la compañía del texto de Harry Sinclair; Osvaldo Soriano es el autor de Cuarteles de Invierno que en el cine lo plasmó Lautaro Murúa (1984); Gatica es otro ejemplo y en letras es obra de Enrique Medina y en imágenes de Leonardo Favio (1993); Fat City, Ciudad Dorada (1972) aprovechó el éxito mundial que alcanzó Leonard Gardner y su novela; La saga de Rocky (1976) inspiró a Julia Sorel a redactar Rocky una historia de amor protagonizada por un boxeador acabado. Los pesados también aportan lo suyo: Puño de Acero o Dempsey (1983) se basa en la biografía escrita por su hija Bárbara Piatelli Dempsey; Tyson (1995) se inspiró en la novela del recordado boxeador y periodista José Torres; Yo el mejor (1977) refleja a, tal vez, el mejor: Muhammad Ali, y es sinónimo de The Greatest My own story, cuyos autores son el propio Ali y Richard Durham. El relato breve titulado  Campeón de Ring Lardner se llevó al cine como El ídolo de barro (1949); el gran director Mark Robson creó Más dura será la caída (1956) con la ayuda de la novela de Budd Schulberg. Quedan varias cintas en el rollo como Gentleman Jim (1942), La Fuerza de uno (1992), El golpe perfecto (1992), O todo o nada (1932), todas unidas con sendas novelas. Para finalizar dos curiosidades: las películas The Square Ring (1953) y Sueño dorado (1939) se apuntalaron en las obras de teatro de Ralph Peterson y Clifford Odets respectivamente.

Toda esta serie de datos no tiene otro objetivo que no sea demostrar, con ejemplos, como el boxeo interactúa con el resto de las expresiones artísticas como ningún otro deporte. El cine nació con imágenes de encuentros pugilísticos que revivía y filmaba en su estudio-laboratorio de West Orange el propio Thomas Alva Edison; las primeras proyecciones que duraban segundos nada más y que eran observadas individualmente por cada espectador en los llamados kinetoscopios mostraban a púgiles en acción. Los más exquisitos escritores ocuparon su tiempo en escribir sobre boxeo: Gabriel García Márquez, Ernest Hemingway, Julio Cortázar, Jack London, Joyce Carol Oates, etc. son muestras de la idea de esta nota.

Enorme es la cantidad de boxeadores que actuaron en el cine: desde James J. Corbett (campeón peso pesado entre 1892 y 1897) quien empezó en el teatro y luego incursionó en la pantalla (The Other Girl de 1916), pasando por Jack Jhonson (Fuerza y Nobleza de 1917), Jack Dempsey (Réquiem por un campeón de 1962), Muhammad Ali (En cuerpo y alma de 1981). Y los nuestros también se maquillaron para las cámaras: Carlos Monzón es el ejemplo más conocido (La Mary, 1974; El macho, 1977; Soñar, soñar de 1976) y uno no tanto, claro está en su condición de actor, como Juan Martín Coggi (Comisario Ferro, 1999).

Los Premios Oscar validaron la calidad de las cintas de boxeo y reconocieron a Rocky (1976) y Millon Dollar Baby (2004) como las mejores de esos años. Además de decenas de nominaciones y galardones en las más variadas ternas.

Por último, en esto de relacionar la literatura, el cine y el boxeo, vale la transcripción literal de las palabras de Pablo Mérida San Román: “de entre todos los deportes que han pasado por las pantallas, hay uno que es el rey indiscutible: el boxeo, sin lugar a dudas, es el deporte preferido de muchos cineastas y actores. Y también del público…Pero, ¿por qué razón?” se pregunta el autor de El Boxeo en el cine.

Porque el boxeo es mucho más que un deporte, es una manifestación de un arte inigualable, es actuación y estética, es descargas y broncas, es dar y recibir, es cuidarse y exponerse, es estar hoy y ser olvidado mañana, es luchar en el ring y fuera de él, es reconocimiento y frustración, es gloria y derrota, es riqueza y pobreza.

Son estas líneas la respuesta de este cronista.

Ariel Lomasto

lomastoariel@yahoo.com.ar

 

 

Compartir.

6 comentarios

  1. 100% AZTEKA el

    Me hubisese gustado que las ya planeadas peliculas hacerca de Julio Cesar Chavez Gonzalez y de Rafael Ruelas ya estubieran filmadas para que fuesen mencionadas en ester articulo.

    Oh, desde luego, este articulo no sera tan comentado por los usuales pseudo-comentaristas, pues a esos no les gustan los articulos de calidad y prefieren repetir sus celosos comentarios.

  2. Grandísimo post.
    Reseñar también “Marcado por el odio”, con Paul Newman en el papel de Rocky Graciano, y la más reciente “Cinderella Man”, con Russell Crowe interpretando a James J. Braddock.
    Está claro que la épica y la dureza de este deporte (seguramente mucho más que un deporte) le prestan a ser trasladado a la literatura y el cine.
    Un saludo grande desde España!!!

  3. Toro salvaje, es un peliculón. Basada en la historia de Jake La Motta según dicen junto con Juliio cesar chavez los 2 boxeadores con la quijada más resistente de la historia, y mas dificiles de derribar.

    Jake la Motta,fue uno de los pocos que venció al gran Sugar Ray Robinson,para muchos historiadores el mejor boxeador de la historia.

  4. Pingback: Amedar Consulting Group

  5. y ahora por que pusieron puros articulos de peliculas y libros de box
    ??????????????????

    bueno ahy muy buenas peliculas de box la de millon dollar baby es muy buena tambien donde sale rosell crow no recuerdo como se llama creo qe me hace falta ver mas peliculas de box hay muchas que no he visto

    por ahy vi un comentario que los cineastas escritores prefieren al box sobre otros deportes pra hacer peleas pues yo creo que hay mas de kung fu o de artes marciales que de box,,,,, pero la gran diferencia es la calidad de estas la historias laa trama lo que cuentan ee ahi la diferencia y aparte varias de estas se han llevado galardones cinematograficos

Dejar una Respuesta