El púgil y los vicios

12

Por Joe Serrat

Es lamentable y por momentos lastimoso saber de tantos y tantos casos de grandes peleadores que han perdido todo debido a los vicios (bebidas, drogas, juegos, mujeres) quizá el último caso que hemos conocido fue el del británico Ricky “Hitman” Hatton, aunque sería una total y vil mentira si dijéramos que no sabíamos que el “Hitman” tenía problemas con el alcohol, ya que en varias fotografías se le veía en la dichosa ‘parranda’ con los amigos y lo de las drogas era cuestión de esperar.

Lo que es inexplicable es ¿cómo un joven de 31 años tiene que meterse a los vicios? Es decir ya no es un jovencito de 20 o 21 años, pero aun así tiene todo un camino por delante, quizá boxísticamente ya no, pero en el camino de la vida seguramente sí. Algo que también es bastante doloroso es ver el camino de Ricky Hatton, hace cinco años estaba en la sima y sin mentir era uno de los seis deportistas ingleses más queridos e idolatrados, lamentablemente hoy en día Ricky Hatton no es el mismo y a caído en una depresión con los vicios y esto lo vimos en un video que publico el periódico News World de Inglaterra en su portal de internet, donde vemos como el ex campeón británico aspira hasta cinco tiras de cocaína en un lapso menor a los tres minutos.

Los vicios con los peleadores no es para nada una cosa de actualidad, ya que ¿quién no recuerda a figuras como el histórico Jake Lamotta con problemas de adicción? Muchos han pasado por cosas de adicción, por ejemplo el gran campeón mexicano Julio Cesar Chávez, el histórico Rubén Olivares, el inolvidable Wilfredo Gómez, el gran y polémico Héctor Camacho. Es una realidad que duele ver a grandes ídolos caer, quizá no en el ring pero si por las adicciones. En la actualidad como no ver lo que paso con Edwin Valero y sus problemas con el alcohol y las drogas y que lo llevó directo a problemas matrimoniales que a la postre lo llevarían a asesinar a su esposa brutalmente y posteriormente suicidarse en la cárcel, se sabe también del mexicano Jorge Arce que ha tenido una vida de ‘parranda’ y que varias veces lo han llevado a ser arrestado, hay muchos más lo único que es una realidad es que es lastimoso y es aun más triste cuando vemos que lo pierden todo.

Para el púgil es un golpe bastante duro estar en la sima y ser sumamente reconocido por la afición y de pronto estar abajo y no ser recordado por nadie, esto lleva a una depresión que tratan de calmar con adicciones que posteriormente van minando su vida hasta acabarla. Es bien sabido que para esto no hay un remedio o algo para acabar con el problema, pero se espera ver casos en menor proporción y esperar a que si en el boxeo caen no caigan en la vida.

joeserrat@boxeeditores.com

eduardoaviles@boxeando.com

Twitter.com/EDUARDOAVILESC

Compartir.

Dejar una Respuesta