Más que una victoria, es esperanza

0

El pasado sábado 20 de mayo de 2017, Ray Beltrán ganó un tremendo KO frente a miles de aficionados en el histórico Madison Square Garden y con millones de personas viendo en televisión por todo el mundo. Su rostro después de la pelea estaba lleno de triunfo, la gloria, pero más que nada esperanza. Esperanza para su familia, fueron sus palabras durante su entrevista con Max Kellerman. Por supuesto, todos los peleadores quieren ganar su pelea, más aún cuando se trata de una pelea de eliminación del título mundial, pero en este caso, Beltrán estaba peleando por mucho más que eso, él estaba peleando para obtener su “Green Card” (tarjeta para laborar y residir legalmente en los Estados Unidos) y darle a su familia un hogar. Su abogado le aconsejó que si ganaba esta pelea, podría calificar para la Tarjeta Verde EB-1 como un atleta extraordinario. Actualmente está en los Estados Unidos con una visa atlética y espera que esta pelea pueda acercarlo más a ese sueño americano con su familia.

Ray Beltrán ha sido conocido por muchos años como el compañero de combate de Manny Pacquiao, pero durante los últimos años, ha estado haciendo un nombre por sí mismo, con la ayuda de su equipo, peleando por campeonatos en Unimas y HBO Boxing. Sus últimas cuatro peleas han terminado por nocaut. Su hambre, determinación; La dedicación al deporte está presente más que nunca.

La semana pasada le preguntaron qué le mantiene en este difícil deporte, Beltrán respondió: “Habría sido fácil rendirse, hubo muchas veces que lo pensé, sobre todo cuando mi carrera no iba a ninguna parte. Era la idea de lo importante que esto es para el futuro de mi familia. Eso es lo que me hizo seguir,” comentó.

El boxeo es un deporte de pasión y amor que nadie puede explicar, pero todo se remonta a una cosa, la familia y la hermandad. Lo hacemos para ayudar a nuestros seres queridos, para darles una vida mejor. Ray es un peleador que lo demuestra, que ha demostrado al mundo que peleará hasta el final, por su familia. El WBC está aquí para ti campeón, siempre. A pesar de que esta pelea pasada no fue por el título mundial, su mayor pelea ya puede haber sido ganada.