La excusa perfecta de Usa Boxing

40

Por Andrés Pascual

butler-usa-boxing-(1)En Pekín se fueron si medallas… el boxeo americano en niveles de competencias olímpicas, salvo un par de momentos sublimes de su historia, es un hazmerreír comprensible, porque nadie invierte tanto para preparar a atletas aficionados (salvo la tiranía castrista o el antiguo Pacto de Varsovia) que, por lo general, ninguno logrará el objetivo. Para un país como este, entre el 2do lugar y el último no hay diferencias bochornosas.

La Federación Americana de Boxeo Amateur debería hacer públicas las causas por las que no pueden ganar como se supone: que asisten con boxeadores en edad juvenil, tal vez los de menos fogueo entre los países de tradición (comparables a los equipos de México, que asisten con niños y a un solo evento), controlados por el sistema más honesto de verificación de datos del deporte aficionado mundial.

Aquí el fallo en controles por dopaje o por fraudes de edad no espera por ninguna intervención internacional, lo detectan y castigan ellos, en vez de esconderlo como acostumbra el resto.

No pueden ganar y lo saben, sin embargo, con mucha influencia liberal, como todo el espectro nacional, parece que están buscando el chivo expiatorio para acomodar la rendición de cuentas cuando regresen sin resultados positivos.

Después de que la Media izquierdista le había dejado tranquilo, cuando parecía que la categoría de “monstruo” en que lo incluyeron había sido suavizada, reaparecen acusaciones contra Mike Tyson, esta vez, relacionadas con lo menos que esta administración respeta: el patriotismo.

Resulta que Charles Butler, foto, oficial de USA Boxing, está poniendo el parche “por si…”, con la acusación al ex campeón de que “se robó una esperanza olímpica”, la de mayores posibilidades según el tipo.

Cuando Erickson Lubin, un día después de cumplir 18 años aceptó firmar con Tyson para boxear profesionalmente porque quiso, porque decidió que no atrasaría su carrera por una medalla y un pergamino, los jerarcas del boxeo olímpico americano no solo perdieron un pugilista que no iría a ningún lado posiblemente en ese circuito, sino encontraron a quién culpar por el descalabro, esta vez con ribetes patrióticos: “usted afectó al boxeo olímpico y a Estados Unidos”.

Además, el tipo ha tenido la desfachatez de increparlo con “usted le ofrece un grano de la gloria olímpica…”

Nadie sabe hasta cuándo habrá que oír declaraciones como la anterior por dos cosas, ya no hay gloria olímpica porque no hay amateurs, la transnacional del consumo es la propietaria de los Juegos y los maneja como le da la gana.

Segundo, la gloria olímpica es relativa y hasta cierto punto, patrimonio de poblaciones que no tienen elección como la castrista, entonces se agarran a la exagerada alabanza del olimpismo, porque no le queda otro remedio.

Yo pregunto, Pascual Pérez, sensacional ex campeón mundial argentino de peso mosca de durante los 50’s, fue campeón olímpico en Londres-48 ¿Quién recuerda esa medalla a toda hora para apuntalar su grandeza?  Ni la de Floyd Patterson ni la de Frazier ni la de Leon Randolph ni la de Benvenutti… ¿Qué cubano de hoy conoce lo que dije ni nadie acostumbrado a exagerar el valor real de la medalla olímpica?

Para despejar dudas ¿Cuáles son los resultados de Brasil en la competencia olímpica? ¿Por qué no prevalece la cita y el reclamo de la calidad del balompié contra los suramericanos en aquellos ex miembros del Pacto de Varsovia que ganaron medallas aficionadas? ¿Quién es el Rey, Lato, Oleg Blojin o Pelé? ¿Por qué los mexicanos no se refieren a Hugo como el gran ariete de México en Montreal-76, en vez del “pichichi” de la liga española? ¿Quién se acuerda de que Vázquez Ayala y Cuéllar acompañaron a Hugo en el plantel azteca a la cabalgata que mencioné?

En el mundo del boxeo la cantaleta sobre las medallas olímpicas es patrimonio del oficialismo tiránico que sojuzga a Cuba con los peleadores castristas desde 1972, sobre Alí, Leonard o De la Hoya y es tiempo de desechar esa tontería, que lo amateur no es suficiente para ser recordado en deportes que tienen contraparte profesional como el boxeo o el balompié.

Por eso fue una falta de respeto lo que dijo Butler sobre Tyson, porque todo el mundo sabe que con niños que ni han llorado por leche aún, no se puede hacer lo que pregonan, aunque también se sabe que lo necesitan para mantener sus puestos de buena vida, bien remunerados, que les paga el gobierno americano.

 

Compartir.

Dejar una Respuesta