LITERATURA Y BOXEO: Buscando a Norman Mailer

2

Por Ariel Lomasto   

        La paciencia tal vez sea la virtud más difícil de destacar; decir que uno mismo es paciente puede significar nombrarse tolerante, falto de iniciativa, quedado o algo lento de reflejos, y esto último pasaría al individuo de virtuoso por constante y esmerado a defectuoso por tímido y retraído.

        Explicar la relación del boxeo con la paciencia es hablar de la misma cosa. No es posible concebir un boxeador ansioso, se lo comerían los nervios de sólo pensar la cantidad de tiempo que debe esperar para la acción. Semanas, meses y en ocasiones años pasan entre pelea y pelea y la descarga diaria en los entrenamientos no genera la liberación suficiente de energías para controlar la situación. Una perfecta preparación atlética, mental, táctica y técnica están en el mismo nivel que la capacidad del púgil para manejar la ansiedad, es decir necesita un boxeador ser paciente. Una gran virtud.

       ¿Cuál es entonces el sentido de la presente nota? Pues bien, como dice Juan Manuel Serrat, es Algo Personal:

       En el momento que decidí poseer casi con obsesión cuanta bibliografía, léase revistas, fascículos, libros, etc., de boxeo que exista (misión desde el principio reconocida y aceptada como imposible) surgió el nombre de Norman Mailer como un factor común en toda búsqueda. El notable escritor de novelas nacido en Nueva Jersey en 1923 y fallecido en 2007 fue además actor, ensayista y periodista. Como casi ningún otro su primer título tuvo un éxito increíble: Los Desnudos y Los Muertos de 1948 relata experiencias de la Guerra y lo hizo famoso apenas con esta primera obra. Mailer y el boxeo son caras de una misma moneda, inseparables. The Fight (El Combate) refleja entre otras cosas la pelea entre Muhammad Ali y George Foreman del 30 de octubre de 1974 en el Congo africano. El libro aparece en 1975 y su versión en idioma ingles pronto a mis manos llegó. El desafío era la traducción al español. La primera persona usada en esta nota poco tiene que ver con el manual del buen periodista pero como la idea es transmitir el valor de la paciencia creo que es válido entonces. Con las limitaciones de cada caso y con el destino que a cada uno le corresponde, no me quedó otra alternativa que esperar a que The Fight versión española aparezca. Y pasaron años, casi diez.

        Mientras tanto: bajo el título de Temas Actuales (Emecé Editores del año 1973) pude encontrar y disfrutar del capítulo El Rey de la Colina traducido de la revista “Life” de marzo de 1971 donde Mailer ensaya su opinión sobre Ali, el mismo texto individualmente se presenta con el nombre de Rey del Ring con el aporte de Andrés Bosch en la traducción “Para pelear, Ali se puso calzones de terciopelo rojo, y Frazier los llevaba verdes. Antes de que comenzara el combate, antes incluso de que el árbitro los convocara en el centro del cuadrilátero para impartirles las instrucciones, Ali recorrió bailando el perímetro y como deslizándose pasó ante Frazier, a quien dirigió una sonrisa de chiquillo, como diciéndole: Chico, vamos a jugar, y me parece que será divertido” por Norman Mailer. De la misma obra pero bajo el título de Aparición de Cassius Clay: “Bástame con decir que el campeón más interesante, original y talentoso de los últimos diez años ha sido desechado por la mentalidad infantil del mundo deportivo norteamericano”.

        El Gran Vacío es una serie de diálogos sobre distintos temas (política, sexo, Dios, amor, poder, etc., y boxeo) entre el guionista y periodista John Buffalo Mailer y Norman Mailer. Un extracto jugoso por donde se lo mire cuando Buffalo le pregunta sobre el boxeo femenino Norman dice: “…las primeras mujeres eran tan espantosas que una vez observé, y me dije: estoy medio tentado a hacerme una operación de sexo. Porque entonces podría ser campeón del mundo…”

        Por fin mi paciencia tuvo su premio y The Fight en español apareció y como si reviviera la primera cita a su encuentro fui. Ediciones Grijalbo en 1975 estampó en la tapa de El Combate la danza final de Foreman segundos antes de su caída definitiva. De fondo la foto muestra a un Ali observador de semejante acto estéticamente burdo y hermoso al mismo tiempo. Foreman con su torso sudoroso en posición horizontal a punto de tocar la lona y el ahora campeón erguido y serio detrás. Transcribir un fragmento de El Combate de Norman Mailer sería imposible porque la selección de un párrafo representativo es tarea ajena a la cordura. Debería escribir todo el libro de tan exquisito que es.

       Para quien desee poseerlo en español les paso la fórmula implacable para lograrlo: paciencia, paciencia y más paciencia, como la de un buen boxeador.

                                                                                              Ariel Lomasto

                                                                                  lomastoariel@yahoo.com.ar

Compartir.

Dejar una Respuesta