Chávez Jr. campeón mundial mediano

154

P0r Andrés Pascual

Nadie podía impedir que bajará como campeón anoche

     Cuando José Sulaimán dice algo hay que prestarle atención, por ejemplo, hace algún tiempo le dijo a la prensa: “quiero que Julito sea campeón mundial del Consejo…” Chirrín chirrán.

      La noche del sábado pasado, en el Staples Center de Los Angeles, luego de 12 rounds que nadie debe llamar tediosos, porque no lo fueron, Julio César Chávez jr. hizo evidente el “deseo” del verdadero y único monarca del CMB y recibió la votación mayoritaria que le convirtió en campeón mundial de las 160 libras.

      La pelea, movida, pertenece al capítulo de las considerables en rango de “raras”: primero, el ganador no tiene el mínimo requerimiento técnico táctico como para que ostente, con la decencia que requiere, el titulo de campeón, no fue capaz de tirar un jab en todo el pleito y sus movimientos continuados hacia delante metiendo la cabeza le hicieron un blanco fijo en el ring. Caprichoso o mal instruido en la esquina, buscó siempre la pelea infight, en la que estuvo en desventaja siempre, a pesar de la decisión favorable.

      El junior no es el padre, por mucho que quieran. Me da la impresión de que el compromiso de Sulaimán concluyó el sábado, de ahí pa’lante tiene que seguir solo, sin ayuda y es cuando empieza la candela.

      Sebastián Zbik es un buen boxeador, no una maravilla defensiva, pero sí mejor que el ganador, sin embargo, cuando no se pega ni el desplazamiento lateral es de gran velocidad, la posibilidad de que no pueda ganar en territorio que no tiene de neutral ni la N aumenta, porque reanima las esperanzas del contrario por la seguridad de que no lo noquearán y  porque tendrían que noquearlo para que pierda.

      Una buena-mala pelea, dependiendo de quien opine, en la que el ganador perdió más rounds y tiró mucho menos que el derrotado. ¿Cosas del boxeo? No, de los que lo manejan, que es otra cosa.

       La única faceta de la estirpe de su padre es el valor personal del nuevo campeón y las ganas de emularlo, por lo demás…

       Ni de juego debe pensar nadie que pueda aspirar ni a tablas, no solo contra Maravilla Martínez, sino contra el Canelo Alvarez; en el caso del argentino, ya todo el mundo sabe que nunca se va a dar ese pleito, esa no es la liga de Chávez jr. Más bien este nuevo campeón pertenece a la segunda división, en la que se encontraría digamos que, con Erislandi Lara.

       Momentos antes, Mikey García noqueó a Rafael Guzmán en pelea a 10 rounds del peso pluma. A pesar del pobre desempeño de Guzmán, con total desorientación en la defensa y con evidente falta de coordinación en el ataque, el ganador enseñó condiciones que deben preocupar a todo mundo en esa división. Ver a García fue, para mí, lo mejor de la velada.

Compartir.

Dejar una Respuesta