Televisa sigue pecando de su excesivo nacionalismo y poca imparcialidad

310

Cuando uno ve, a casi la totalidad de aficionados mexicanos indignados por el veredicto de los jueces y a la mayoría de aficionados de otros países considerando justa la victoria de “Chocolatito” frente a Cuadras, uno se pregunta como es posible esta disparidad de criterios viendo el mismo combate.

Una vez más se demuestra la gran influencia que tienen los presentadores o narradores en la opinión de los espectadores.

El pasado sábado, el público mexicano o no mexicano que vio en Televisa la derrota de Carlos Cuadras acabó indignado y pensando que su compatriota sufrió el robo del siglo, después oír a sus narradores que el mexicano era claro vencedor y que había sido robado, mientras viendo la pelea por HBO, pudo apreciar como el comentarista y juez Harold Lederman daba ganador a González, por un indiscutible 116-112.

Carlos Cuadras vs Román "Chocolatito" González

Carlos Cuadras vs Román “Chocolatito” González

Muchos medios mexicanos e incluso promotoras como Promociones del Pueblo califican el veredicto de robo, en cierta medida influenciados por los comentaristas demasiados parciales de Televisa, una cosa es decir que Cuadras hizo un peleón y que dejó en mal estado al “Chocolotito”, o  pensar que su compatriota mereció la victoria y otra muy distinta, es decir que le robaron la pelea, dando a entender que consiguió una victoria muy clara y fue desposeída de ella injustamente por los jueces.

Mientras en los medios y webs internacionales no hay polémica alguna por el resultado, en todas ellas se resalta la gran actuación de Cuadras, pero no se pone en duda la victoria de González, incluso en misma web del CMB no hay mención ninguna a la polémica por el resultado.

Un robo o lo que debería clasificarse como un robo, en cuando un boxeador gana por una gran diferencia y acaba perdiendo incomprensiblemente por lo jueces de forma polémica.

Un gran ejemplo, es el robo que sufrió el español Gabriel Campillo frente a Tavoris Cloud, el mismo público estadounidense abucheó el veredicto y el 100% de medios boxísticos no entendieron el veredicto.

Una vez más, se demuestra lo mucho que puede influir en los espectadores los comentaristas dependiendo de su nacionalidad o gusto, no es de extrañar que Floyd Mayweather en el combate con Manny Pacquiao exigiese en la negociaciones que comentaristas retransmitirían la velada, siendo consciente que dependiendo del gusto del presentador y de sus preferencias boxísticas podían inducir al aficionado hacía uno u otro púgil según sus comentarios.

Pero que nadie se engañe, el caso de los narradores mexicanos ocurre en todos los países, pero bien es cierto que en otros países no se llega a los extremos tan forofos de los mexicanos.

Es de estudio ver que desde México se vio como el robo del siglo y desde fuera de México, no se ponga en duda la victoria de González, los comentaristas de Televisa pudieron pensar que Cuadras mereció ganar el combate, pero de eso, a decir que fue un auténtico robo va un largo trecho.

Al final como dicen muchos aficionados, ver un combate sin voz, es la mejor forma de ver un combate sin ser influenciados por los narradores.

Mientras no haya nocauts en un combate, salvo combates muy claros, siempre habrá polémicas. Si las polémicas son la salsa del fútbol, parecer ser que también lo es del boxeo.

Compartir.

Dejar una Respuesta