Un boxeador con “Ángel”: Santana

16

Por Andrés Pascual

Hace menos de un mes, en Gulfstream Park Racing and Casino, Don King me respondió una pregunta sobre el lightweight cubano Ángelo Santana y sus posibilidades con otra ¿Cómo lo ves? después me aseguró que, “en el primer chance discute una faja, tal vez dos ó tres peleas más…”

Ángelo Santana (14-0, 11 KO´s) (en la foto conecta un golpe corto a la cabeza de Garcia) es un peleador que va a gustar cuando comience a aparecer en televisión Premium con asiduidad, porque no corre, se faja y tira con poder de anestesista y puntería. Todavía necesita hacer arreglos que su trainer Jorge Rubio, con paciencia y eficiencia, corrige y perfila.

Esas legiones de mexicanos, de boricuas y de cualquier otro país que valoran  al peleador a partir del viejo refrán “si no tira no gana” y a la pelea como lo que es: un combate con el 50 % de las posibilidades de éxito comercial en cada esquina, van a darle una nota diferente de la que, por lo general, le ofrecen a los antillanos de los últimos años al zurdo que le ganó este viernes a Johnny García (13-1, 8 KO´s) en el Gulfstream Park.

Por compromisos en radio no pude asistir a la velada, que transmitió Showtime y, según me cuenta el veterano cronista e historiador Melchor Rodríguez, fue un éxito.

En peso ligero, a 10 rounds, el prometedor joven cubano derrotó a Juan “Johnny” García por fuera de combate en el 5to, en lo que puede verse como un importante peldaño al estrellato del pinareño.

Sin embargo, voy a tratar de hacer lo que no acostumbro, reproducir la descripción y el comentario del pleito a través de los ojos del amigo y “viejo zorro” del oficio. Según Melchor:

“De acuerdo a su última pelea, que ganó por nocao, pero recibió un knockdown, se pudo ver un boxeador diferente, más seguro de sí mismo, que boxeó mucho mejor que algunos de sus compatriotas en niveles privilegiados de promoción, pero menos efectivos, por lo tanto, menos atractivos también.”

“Con un zurdazo recto tiró a García en el primero, que logró levantarse y capear el temporal.”

“El segundo asalto presentó a Santana como fajador tratando de conectar el definitivo y al Orgullo de Holland, Michigan, sorprendiendo al respetable con dotes de estilo y eficacia defensiva, que no fueron suficientes, porque el paisano de Miguel “La Diabla” Díaz, fallecido ex campeón welter de Cuba 1956-57, logró derribarlo otra vez con una andanada de golpes efectivos al rostro y la cabeza.”

“Tercero y cuarto se presentaron con cierto equilibrio, el cubano boxeando a la espera del hueco para meter su mano privilegiada y a García, aparentemente recuperado del castigo recibido, boxeando bien y ansioso”.

“Al 5to salieron como si fuera el último de una batalla campal por una faja mundial: en medio de un violento intercambio de golpes bastante nivelado, Ángelo le colocó un fuerte golpe al americano en pleno mentón que lo derriba, sin embargo, lastimado, más por instinto que por orgullo, se paró y continuó hasta que otra andanada de golpes, con un último disparo innecesario, dejó sobre la lona con atención médica al prometedor pugilista que, a pesar de solo durar la mitad del pleito, vendió cara la derrota, posible porque tenía al frente un boxeador que lo superaba en todo.”

“¿Por qué permitieron que continuara noqueado de pie García? ¿Por qué corrieron el peligroso riesgo con un boxeador que promete?”

“La respuesta está en que, luego de recibir una tunda de parte del cubano Ugás, el muchacho logró imponerse, insólitamente, en un pleito que nadie daba un centavo por semejante recuperación, pero, en el boxeo, todos los días no son iguales, hay diferencias abrumadoras…”

Hasta ahí lo que me contó Melchor, hay algo que quiero decir: Santana va a gustarle al público no cubano porque no es preferido de sus compatriotas, incluso ni de la prensa “nueva” cubana de Miami, que persiguen, solo para quedar mal por lo poco efectivos, a quienes llegaron con un carretón de medallas amateurs, buenas para un abrazo del tirano en Cuba, pero insuficientes para lograr buenas peleas y mejor dinero como profesionales.

Santana va a gustar y va a ganar contra lo mejor de su división, no se va a demorar mucho, si no, al tiempo… Ahora, su parte en disciplina, responsabilidad y control de los excesos ajenos al ring tiene que ir por delante, sobre todo eso.

Compartir.

Dejar una Respuesta