De limpiabotas a millonario y otra vez a limpiabotas

0

 Por Andrés Pascual

En los años 40’s llenaba el Garden como pocos hasta hoy

       Beau Jack nació en Atlanta, el primero de abril de 1921. Lo crió una abuela, por orfandad desde edad temprana, que fue quien le puso el apodo con el cual se le conoce en Fistiana. Su nombre era Sydney Walker.

       Jack se inició a los 15 años en las llamadas “batallas reales”, especie de carnicería entre dos peleadores que se plantaban frente a frente con los ojos vendados y comenzaban a golpearse sin piedad, hasta que uno quedara en pie. En este tipo de evento bárbaro y cruel, los boxeadores era negros mayoritariamente y los espectadores generalmente blancos.

       En 1936, ganó 1,000 dólares en una batalla real celebrada en el Club Nacional de Golf en Augusta, la casa del Torneo Master. Como complemento, le brindaron un trabajo de limpiabotas en el local.

       Profesionalmente se inició en el boxeo en 1940, en Nueva Inglaterra, a donde se había mudado después que murió su abuela y donde ganó sus primeros 22 combates, 15 de estos por nocao.

       En agosto de 1941 se trasladó a Nueva York y, rápidamente, se convirtió en un peleador popular y complaciente para la concurrencia por sus muestras de valor y porque llevaba a su máxima expresión la exigencia de la cartilla pugilística de que “ boxeador que no tira no gana”.

        El 18 de diciembre de 1942 ganó la faja vacante lightweight de la Comisión del Estado de Nueva York ante Tippy Larkin, por nocao en tres rounds y, el 21 de mayo, la perdió ante Bob Montgomery, por decisión judicial, en 15 fieros y disputados asaltos.


        La revancha la logró el 19 de diciembre por lo apretada que resultó la primera, por su popularidad y por su alto grado de moral combativa; entonces derrotó al campeón en otros encarnizados 15 capítulos en su plaza natural: el Madison Square Garden.

       Jack y Montgomery volvieron a verse las caras en el ring  el 3 de marzo de 1944, en pelea que reconocía en Nueva York al campeón mundial y de nuevo cayó por decisión dividida en la más sangrienta y espectacular de las tres. Un mes después del pleito, fue convocado al Servicio Militar. En 1945 regresó al boxeo.

       El 12 de julio de 1948 fue derrotado por nocao por Ike Williams en seis rounds en su última pelea titular.

       Beau Jack se retiró en 1951, pero volvió a una pelea especial contra Williams en Augusta, Georgia, el 12 de agosto de 1955, en la que resultó noqueado.

       Efectuó 21 combates en el Garden, a los que entraron a verle más de 355,000 fanáticos que dejaron en la taquilla la enorme suma de $1,587,069, cantidad mucho más que generosa, tomando en cuenta que este boxeador pertenecía a la división ligera.

       Durante sus años de esplendor, fue el boxeador más popular que subía al ring legendario de la casa que Tex Rickart construyó. Incluso más popular que los pesos completos de la época con la excepción de JoeLouis.

       Las demostraciones de valor casi espartano de Jack son legendarias, como la vez que, en su primera pelea contra Ike Williams, cayó al piso y, con una rodilla destrozada, se oponía con una mano a que el referí parara el pleito mientras, con la otra, trabajosamente, se aguantaba a las sogas y le hacía señas al oponente para que viniera hacia él con la intención de seguir..

        Así era Beau Jack, un ejemplo de valor, de compromiso con el boxeo, con el publico y consigo mismo.

        Vivio bien durante su carrera; pero, como todos los colifloristas, incapaces de reconocer el peligro inminente en las malas compañías y en el autocontrol necesario para evadir los excesos, regresó a su actividad inicial de limpiabotas, en el Hotel Fontainebleau de Miami, hasta su muerte el 9 de febrero del 2000.

         Boxeo en 117 peleas, ganó 88 (43 KO’s), perdió 24 (4 por anestesia general) y entabló 5.

         Pertenece al Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

Compartir.

Dejar una Respuesta