“La Gata” Acosta retuvo el título mundial

0

Por Miguel Angel Collado – www.vocesdecuadrilatero.com.ar y www.laredpampeana.com.ar

En el colmado Coliseo Celeste del club Estudiantes de Santa Rosa, la pampeana Mónica Silvina Acosta (63,000) le ganó por puntos en fallo unánime a la estadounidense Nicole Woods (61,800) reteniendo de ese modo el cetro mundial femenino C.M.B. de la categoría súper ligero.

La pelea fue de trámite enmarañado con  la peleadora local buscando en todo momento el ataque y su rival –con mayor alcance- tratando de mantenerla a distancia, algo que por momentos consiguió con algunos rectos por la zona interna y en otros apelando recurrentemente a infracciones que se fueron acumulando ante la pasividad del árbitro Stella. La pelea se desarrolló en ese marco pero siempre “La Gata” colocó golpes de mejor factura y en mayor cantidad y salvo en esporádicos contraataques la pugilista de Brooklyn nunca llegó con golpes claros que le permitieran albergar esperanzas de triunfo.

Un triunfo que a la argentina le sirve mas allá de la retención de la diadema ecuménica, también para acumular experiencia contra rivales que ostentan un bagaje de recursos que por estas tierras escasean en el boxeo femenino lo que sin dudas le servirá a Mónica para que su boxeo crezca.

El arbitraje de Rodolfo Stella no fue de lo mejor que le hemos visto a este muy buen referee y los jurados fueron Jorge Trípodi de Chile (97-94), Aníbal Andrade de Uruguay (97-93) y Héctor Miguel de Argentina (99-91). La tarjeta de Voces del Cuadrilátero fue 98-92 a favor de la ganadora.

El excelente festival organizado por Arano Box contó además con 6 combates profesionales, en el semi fondo, el cordobés Marcos “El Príncipe” Vergara (69,700) le ganó por nocaut técnico a los 2’53” del 5º round al victoriquense Luis “Mono” Arrieta (69,500) y retuvo el título latino C.M.B. de los súper welter. La pelea fue interesante, porque se enfrentaron un boxeador trabajado, con buenos recursos boxísticos –el pupilo de Tello- con otro de boxeo rústico pero peligroso, que siempre intenta responder con golpes poco ortodoxos pero picantes. El hombre de Corral de Palos siempre impuso su mejor línea boxística y a pesar que en el 4º asalto recibió un cross sobre la mandíbula que lo paralizó por unos instantes, pudo capear el temporal recurriendo al clinch y refugiándose en las cuerdas. El pampeano pareció sentir el esfuerzo en el capítulo siguiente ya que por momentos no tuvo respuesta ante un rival que aprovechó la ocasión para buscar la definición. Arrieta que miraba insistentemente a su rincón buscando al clemencia de la toalla cuando quedaban algo mas de 15” para el final de la vuelta, apoyó su rodilla sobre el entarimado -mas cansado que sentido- para recibir la cuenta de protección del árbitro Aníbal Andrade pero cuando esta iba por 4, llegó la toalla arrojada por Roberto Ruiz marcando el triunfo de “El Príncipe”.

Otro que sumó un buen triunfo fue Marcelino “Nino” López (61.500) sobre el tucumano Domingo Mariano Aguirre (63,500). El choque si bien fue ampliamente favorable al pugilista de Arribeños, nunca dejó de ser interesante porque el hombre de la escudería de Alarcón no se guardó ninguna respuesta y aunque en menor medida aplicó buenos golpes que mantuvieron la incertidumbre hasta el final momento en que el público los bañó con sus aplausos aprobando lo ofrecido. Arbitró Rodolfo Stella y fueron jueces Carlos Guerrero (40-36½), José Luis Paz (40-37) y Luis Mussa (40-35½) todos para el bonaerense.

Miguel Cobas (72,400) le ganó por puntos en fallo unánime a Gustavo Boggio (72,400) en cuatro vueltas, empataron en fallo dividido Mariano Díaz Strunz (89,600) con Rogelio Rossi (90,000) y en el pleito que cerró la cartelera Sebastián Ceballos (112) noqueó a los 2’25” del primer asalto a Roberto Santa Cruz (101,500).

Lamentablemente una pelea que prometía entre Guillermo “El Bombardero” Soloppi (54,000) y Lucas “El Príncipe” Carranza (54,000) se vio interrumpida por en el segundo round ya que éste sufrió un profundo corte en el párpado derecho producto de un cabezazo que Andrade marcó como casual, algo con lo que coincidimos.

Compartir.

Dejar una Respuesta