Mosley se quedará una vez mas sin su pelea grande

3

Autor:  Ismael Rubio

mosley4“Quiero las Mega-Peleas” dijo Shane Mosley después de propinarle a Antonio Margarito el primer KO en su carrera.  Eso es exactamente lo que está tratando de conseguir en estos momentos, y las posibles mega-peleas que se avecinan para él, según Richard Schaefer -Ejecutivo de Golden boy Promotions- son: contra el ganador del combate entre Pacquiao y Hatton; contra Miguel Angel Cotto; o contra Floyd Mayweather jr. Pleitos que quizá se realicen, quizá no, así que a continuación nos daremos a la tarea de analizar las posibilidades que tiene de celebrar alguna de ellas este año:

El primero, un combate contra el ganador entre Hatton y Pacquiao, sin duda la mas lucrativa para el “Shugar” Shane, pero no olvidemos lo que desean esos dos peleadores de saberse ganadores de ese combate. En primera instancia tenemos a Ricky Hatton, quien desea pelear contra Juan Manuel Márquez y así proclamarse el mejor peleador libra por libra; por otro lado, Bob Arum tiene otros planes para Manny Pacquiao. Habla de un posible enfrentamiento de Manny contra Miguel Ángel Cotto en el último trimestre del año, ello dependiendo de que sus dos peleadores resulten vencedores de sus respectivos cotejos.

El segundo es un enfrentamiento contra Miguel Cotto, quien podría concederle una revancha a finales de este año, en caso de ganarle a Joshua Clottey en verano, y que Manny Pacquiao pierda contra el “Hitman” Hatton. De hecho esa pelea no le desagrada al oriundo de Caguas, Puerto Rico, pues el ejecutivo de Golden Boy Promotions Richard Schaefer declaró hace un par de meses. “He tenido algunas conversaciones preliminares con el promotor de Cotto, Bob Arum. Se me dijo incluso antes de la suspensión de Margarito, que Cotto prefería una pelea con Shane sobre Margarito. Estoy seguro de que vamos a hablar un poco más.” A no ser que siendo derrotado Pacquaio por Hatton, Cotto opte por enfrentarse con Floyd Mayweather, que viene de un retiro y planea hacer dos peleas este año. Esa pelea le dejaría mucho mas dinero que lo que le podría generar el mismo Mosley.

El tercero en la lista es Floyd Mayweather jr., quien rechazó una oferta inicial de $10 millones de dólares que le hizo Golden Boy para enfrentarlo. Mayweather pidió la cantidad de $20 millones para aceptar esa pelea. Cifra ridícula que da a entender que no le interesa un combate contra Shane Mosley de manera inmediata, además que necesita tomar ritmo y ella sería demasiado difícil, pues Mosley viene muy motiviado tras haber destrozado al hasta entonces innoqueable Antonio Margarito en el noveno round de su enfrentamiento en Enero pasado.

Hay que recordar que estos dos peleadores tienen un pasado. La lucha entre ambos pudo celebrarse a mediados de 1999, cuando Shane Mosley optó por incursionar en las 147 libras en busca de un combate frente a “el moneymaker” Oscar De la Hoya, en lugar de enfrentar a Floyd en un peso de 137 libras, como lo negociaba Bob Arum para que no fuera tanto sacrificio para Mosley hacer el peso en la báscula. ”Es una pelea ridícula. El debería estar pensando en pelear con Floyd Mayweather.” Decía Arum, “No creo que una pelea con Oscar sea competitiva en alguna forma. Para mí, venderla en pay-per-view, es algo que no puedo hacer”.  Por su parte, Shane Mosley se justificaba argumentando que cada vez le era mas difícil hacer el peso ligero, “A como iba perdiendo peso, estaba perdiendo bastante tejido y masa muscular. Me siento más natural en este peso. Incluso cuando yo era un peso ligero andaba alrededor de las 150 libras. Me siento más fuerte y más rápido”.

Lo irónico de este asunto fue que en 2003, Bob Arum pretendía enfrentar a Floyd Mayweather con Oscar De la Hoya, habiendo 19 libras de por medio entre ambos, ya que Oscar, que venía de perder su combate de revancha contra Shane Mosley, había decidido permanecer en la categoría superwelter, y Mayweather era un ligero en ese entonces.

Hubo otra ocasión en que este par de sobresalientes boxeadores –Mosley y Mayweather- se pudieron ver las caras. Esto fue en 2006, cuando Shane Mosley derrota a Fernando Vargas por la vía del KO en su pelea de revancha. “El se ha ganado el derecho a pelear contra mí”, dijo Mayweather. “Mosley me ha eludido durante 10 años. He estado persiguiendo a Shane Mosley desde siempre. No puedo seguir persiguiendo al tipo. Sólo quiero derrotar a los mejores peleadores que hay. La gente habla sobre mi siguiente pelea con Antonio Margarito. Antonio Margarito no es un nombre familiar. Esto se trata de negocios. Necesitamos gente que pueda generar números en pay-per-view.” Pero como bien decía Floyd Mayweather, esto se trata de negocios y Shane Mosley no le podría arruinar a Oscar De la Hoya el suyo, pues este seguía interesado en realizar un combate contra Mayweather. El resultado ya lo sabemos, el mismo De la Hoya sigue avergonzado por tan degradante espectáculo que brindaron ambos en esa pelea. “Eso afecta tu imagen en el ring. Eso afecta el atractivo que puedas tener entre las masas” confesaba Oscar durante una conferencia de prensa previa al combate entre Shane Mosley y Miguel Cotto de noviembre de 2007.

Este combate tendría cierto sentido en la actualidad, pues Shane Mosley es el oponente natural del último campeón lineal de las 147 libras. Pero de no suceder, no se le podría reprochar a Floyd Maywetaher jr., ambos pudieron enfrentarse en el pasado, y por algunas decisiones tanto del uno como del otro, que en cierto modo les benefició, jamás sucedió.

El que Shane Mosley se quede fuera de la jugada y sin peleas contra los grandes nombres no es novedad, eso siempre le ha sucedido en su carrera después que consiguió una victoria resonante, y aquí atenderemos dos momentos en los cuales estuvo cerca de lograrlo pero sufrió un traspié del que tardó en levantarse.

Tras su victoria en 2001 sobre Oscar de la Hoya, Shane Mosley se coronó como campeón mundial del peso Welter por el WBC, y con ella, logró el estrellato y el reconocimiento como “el mejor boxeador libra por libra”. A partir de ahí su carrera sufrió un estancamiento que se prolongó por varios años. Y a pesar que intentó vender su imagen contratando una agencia de publicidad que lo pusiera en el panorama mundial, no logró trascender. La arrogancia con la que se manejaba en aquella época le costó caro e impidió que se consolidara como una celebridad, y nombres como Félix Trinidad, Fernando Vargas y Oscar de la Hoya no llegaron en un tiempo inmediato a su carrera.

Hay que dejar claro un aspecto al lector, Oscar de la Hoya ha sido el boxeador mas popular y que mas dinero ha generado en la ultima era. Es quien siempre tuvo las ventajas en las negociaciones, era la cara bonita, el muchacho carismático que llenaba las arenas. Entonces Mosley aún habiéndolo derrotado, no estaba en posición de exigir un trato igualitario. “Con toda esta publicidad y la posición que he tomado, Oscar podría regresar y reclamar la posición que tenía.” decía Shane Mosley después de su primer defensa de su título welter frente a Antonio Díaz.

En cada oportunidad que se le presentaba exigía una revancha en contra de Oscar, pero que esta debía ser bajo sus peticiones, con un acuerdo de 50-50, pues para él era lo justo. Incluso llegó a especular acerca de un combate en contra de Félix “Tito” Trinidad en las 154 libras, pero Trinidad tenía otros planes, unificar en el peso mediano con Bernard Hopkins para después incursionar en las 168 libras y enfrentarse a Roy Jones jr.

Su padre Jack Mosley no contribuía en nada en el mejoramiento de la actitud de Shane, pues era mas pretencioso que el hijo, y habría la boca de mas. “Oscar no quiere una revancha”, dijo Jack en una ocasión, “No hemos renunciado a él, pero Shane es una superestrella. Él no tiene que esperar a nadie. Lo que realmente queremos es una pelea con Félix Trinidad. Sería la pelea mejor pagada fuera de los pesos pesados. No menos de $25 millones cada uno. Sería genial. Félix es entrenado por su padre, al igual que Shane. Hay muchas similitudes. Sería más grande que lo que fue la de Shane y Oscar.”

Después que no llegó la oportunidad deseada de consolidarse en el boxeo, tomó una pelea contra el invicto Vernon Forrest, quien entonces se ostentaba como campeón mundial de peso welter por la IBF. Finalmente Forrest renunció a su título al negarse a celebrar un combate mandatario frente a Michelle Piccirillo, y se instaló como retador al título WBC. El resultado del pleito fue una derrota dolorosa para Shane Mosley, quien esa misma noche decidió hacer valer la cláusula de revancha que se estipulaba en el contrato y la pidió de inmediato, pues consideraba que no había hecho una buena actuación y que el cabezazo sufrido en el segundo asalto lo había desorientado y provocado el par de caídas que le propinara en ese mismo round. Pero con el paso de los días comenzó a poner excusas sobre esa pelea y llegó a decir en varias ocasiones que el cabezazo le había provocado su derrota: “Fui demasiado rápido para él y me moví muy bien, y el cabezazo me desorientó” dijo Mosley “Quiero decir, supongo que si dar cabezazos es parte de un plan de boxeo entonces está bien. Se que no fue un accidente. Se que fue hecho deliberadamente.”

Vernon Forrest, que hasta antes había considerado a Shane Mosley como todo un caballero se hartó de escuchar ese tipo de excusas y explotó: “Cuando escuché esa historia fue como si el tuviera un amigo imaginario. No puedo creer que este tipo esté calumniando mi victoria con una historia fabricada. Eso solo muestra la clase de persona que es. Yo pensé que era un tipo con mucha clase, pero no la tiene.” Forrest en la revancha le volvió a ganar.

Mosley ahora se encontraba en las manos de Bob Arum y Oscar De la Hoya, pues ya no podía pedir concesiones igualitarias ni hablar cosas de mas. Creo incluso que perdió algo de confianza en si mismo y tomó un acuerdo en donde se le pagaría la cantidad de $4.25 millones de dólares, a cambio de $15 millones que tenía garantizados el “Golden Boy”. Él de verdad necesitaba ganar esa revancha para poder regresar al firmamento, y lo logró en las tarjetas en un polémico fallo. Se avecinaban grandes combates para él, uno de ellos contra Ricardo Mayorga, el verdugo de quien le quitó el invicto, Vernon Forrest. Pero Mayorga cayó derrotado y dejó sus títulos en manos de Cory Spinks, y la posible bolsa de $7 millones de dólares que le garantizaba Don King se habían esfumado. A cambio tomó una pelea de  unificación en las 154 libras contra el campeón WBO Winky Wright, aceptando la cantidad de $4 millones, y rechazando un desquite inmediato con Oscar, donde se le garantizaba la bolsa de $12 millones de dólares. “Esto es lo que el mundo del boxeo necesita. las personas quieren ver quién es el mejor.” Decía Mosley después de tomar la decisión de enfrentar a Wright.

Después de haber salido con la mano en alto de un combate que en la realidad perdió contra Oscar De la Hoya, fue llamado a declarar ante el Gran Jurado sobre un supuesto uso de sustancias ilegales para aumentar su rendimiento junto a otros deportistas elite, entre los cuales se encontraban Barry Bonds, Jason Giambi y la velocista Marion Jones. Shane Mosley declaró no haber usado algún tipo de sustancia ilícita en aquella época, lo cual fue mentira, pues en los siguientes años se demostró que las había utilizado. Incluso, él mismo aceptó haberlas usado previo a su combate de revancha contra Oscar. Eso sería motivo de otro tema a desarrollar, así que no abundaré más en el mismo.

El “Shugar” tenía la posibilidad de trascender en el boxeo de nueva cuenta, se encontraba en un nuevo peso y con los grandes nombres a su disposición. Se llegó a hablar de que le esperaba una bolsa de $10 millones de dólares por pelear contra Félix “Tito” Trinidad, quien regresaría de un retiro solo para pelear contra el ganador entre Wright y Mosley, misma pelea que “Tito” utilizaría como plataforma para buscar una revancha contra Bernard Hopkins. Pero Mosley perdió de nueva cuenta y de manera consecutiva, sólo que en esta ocasión fue en contra de Winky Wright. Los combates millonarios volvieron a esfumarse.

En la actualidad Shane Mosley se encuentra en la misma circunstancia que en aquellas dos ocasiones. Tras derrotar a Antonio Margarito en Enero de este año de una manera espectacular, se colocó nuevamente ante la posibilidad de disputar los combates grandes que tanto deseó, esos combates que le podrían dar a ganar una bolsa de más de dos cifras grandes. Ahora los nombres han cambiado, ya han pasado muchos años desde la última vez. Ya Oscar no es el “Moneymaker”, ahora Manny Pacquiao posee ese mote; ya Trinidad no es el boxeador frente al que se consagraría, ahora su lugar lo ocupa Floyd Mayweather jr; y Miguel Cotto quien sería el rival mas accesible en estos momentos, podría ser comparado con un Vernon Forrest o un Winky Wright, peleadores que le negaron la oportunidad de seguir en la búsqueda de sus combates millonarios, al derrotarlo no una, sino dos veces. Mosley no puede cometer errores en esta ocasión, se sabe viejo y la motivación es mayor que las veces anteriores, y eso tienen bien claro los peleadores a los que aspira enfrentar, además que es mucho mas grande que ellos, ha llegado a nokear a peleadores mas fuertes que han incursionado en categorías superiores. Por eso mismo, dudo que le den la oportunidad que tanto espera. Este año Mosley se quedará sin danzar con los millones, se quedará una vez mas sin su pelea grande.

mayel00@yahoo.com

Compartir.

3 comentarios

  1. enrique ortega el

    Soy escritor profesional. Hace mucho que no leía un artículo tan bien elaborado y solvente.
    Sólo quiero agregar que OSCAR DE LA HOYA, si se prepara adecuadamente, se aparta del glamour y se disciplina en un gimnasio, todavía puede dar sorpresas. Muchos le recriminan la cantidad de peleas perdidas, pero a las mismas habría que restar las que “perdió” contra Tito Trinidad y el mismo Shane Mosley. La inmensa mayoría de los comentaristas vieron ganar a De la Hoya.
    Sólo dos boxeadores le ganaron de manera incuestionable, y no eran del montón, sino superestrellas (caso de Manny) o de un peso muy superior al aconsejable para Oscar.
    Es más joven que Mosley, si hablamos de edad; sólo tiene que dedicarse a sacar para afuera ese Oscar que no apareció en la pelea contra Manny Pacquiao. Recordemos que se bancó de pie hasta el último round y con dignidad a Floyd Mayweather, lo cual no es poco decir.
    Reitero mis felicitaciones por el artículo.

  2. hola que tal el unico peleador que puede derrotar a pacquiao es mosley por eso no lo quieren enfrentar por la forma que noqueo a margarito entonces a los promotores les va a retirar la minita de oro que es pacquiao, asi es el box un negocio de muchos intereses y grandes bolsas.

Dejar una Respuesta