Sulaimán: Ali

4

Por Mauricio Sulaimán
Presidente WBC – Hijo de José Sulaimán

No  existe otro tema del que pueda hablar en  esta columna semanal más que este. Muhammad Ali ha fallecido y la respuesta  del mundo fue inconmensurable, el mundo entero ofreció el más grande homenaje en su honor, el mundo lo ha coronado como “el más grande de todos los tiempos”. La reacción que se ha producido resultó ser una celebración de la vida de un hombre que cambió el mundo del deporte, dentro y fuera del ring, un hombre que peleó por sus convicciones, valores y principios, que se sobrepuso a los tantos obstáculos  que tuvo enfrente para hacer un cambio y  para dejar un mundo mejor para muchos.

Mi padre, José Sulaimán, solía contar una historia sobre una conversación que tuvo con Muhammad. Ali veía a la humanidad como la vida eterna, él la comparaba con todos los granos de arena en el desierto. Ali dijo que iba a pintar un grano por cada año que viviera y que después los arrojaría en el desierto para ver su paso por la vida con colores, hasta que el viento lo esparciera por la eternidad. Esos 74 granos que Ali arrojó en el desierto, sin duda serán vistos por las siguientes generaciones.

Muhammad Ali fue alguien de gran influencia  para el Consejo Mundial de Boxeo y para la presidencia de José Sulaimán. Mi padre fue motivado por los principios y valores de Ali. La misión del WBC fue enaltecida por aquellos que lucharon en contra de la discriminación, contra el abuso de poder, por la justicia y la equidad, por cambiar el mundo.

Muhammad Ali fue un querido amigo de mi padre, él compartió muchos momentos especiales y estoy seguro de que ahora están todos juntos en compañía, Frazier, Norton, Angelo y Chris Dundee, Joe Martin, Bundini Brown y tantos otros que fueron parte de esta, la era más grande en el boxeo. Cuando mi padre estaba en la UCLA, combatiendo como un campeón para estar bien, de repente la cara  de mi papá se iluminó al ver como su héroe y amigo entró en la habitación al lado de Lonnie. Fue tan conmovedor verlos tomados de las manos mientras que todos en la sala recitaban plegarias musulmanes y católicas. La visita  de Ali al hospital permaneció en el corazón y mente de mi padre hasta su último día.

Tuve la suerte de conocer a Ali desde que era un niño pequeño. El visitó México y otras ciudades del país en diversas ocasiones. Su dulce sonrisa, su carisma, su amor por los niños, él siempre estaba listo para tomarse fotos y ofrecer autógrafos a todo el mundo. Cualquier persona que alguna vez se reunió con Ali, fue tocado por su magia, convirtiéndose aquel día en el más grande  de todos.

Mauricio Sulaimán y Ali

Mauricio Sulaimán y Ali

Ali era un firme defensor de mi padre. Él estuvo presente durante su tercera reelección. En 1980 llegó a la Ciudad de México y en la apertura de la convención se reunió con el cómico más grande en la historia de México, Mario Moreno “Cantinflas”. Hicieron conexión tan pronto se vieron. Ellos montaron un acto que daría la vuelta al mundo, pretendieron que estaban peleando mientras mi padre tenía que separarlos. Ali era un genio.

En 1988, Ali visitó de nuevo México para  reunirse con Don King y el entonces campeón del mundo, Mike Tyson, Fue un encuentro increíble, Mike era la sensación de aquel momento, el campeón más joven en ganar el título de peso pesado. Aún así, Ali fue el centro de atención, y poco a poco se apartaría de los reflectores para  dejar que Mike Tyson viviera su momento. Nunca olvidaré ese día, ya que después de la reelección  de mi padre, toda la convención fue a un gran restaurante mexicano “Arroyo” y mi padre me pidió que acompañara a Ali hasta que su mesa estuviera lista. El campeón tenía mucha hambre y me preguntó si había algo que pudiera comer; inmediatamente le pedí algo delicioso llamado “chicharrón”, él tomó un bocado y dijo “esto es bueno” y mientras comía su segundo bocado, me preguntó “¿qué es esto? respondiéndole ” cerdo “…. el reaccionó inmediatamente escupiendo el bocado y dijo, “Oh mi Dios, no puedo comer carne de cerdo”, yo estaba tan avergonzado … Pero él, cuando vio lo que sentía, me sonrió y puso su mano en mi hombro …..”Todo está bien” me dijo.

 

Muhammad Ali ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, conquistó 3 veces el campeonato mundial de peso pesado, se convirtió en la persona más popular en la Tierra,  peleó en contra de la discriminación y el abuso de poder, fue forzado a pasar sus mejores años como boxeador fuera del ring, a partir de los  25 a los 28, y regresó al ring sólo para convertirse en el más grande de todos los tiempos. Su dedicación a la humanidad ha influenciado y motivado a millones en todo. Su legado, dentro y fuera del ring, será recordado eternamente.

Cuando se retiró, el WBC lo honró poniendo su imagen  en las placas  laterales de los cinturones de campeonato mundial. Todo cinturón verde y oro tiene una  imagen  de Muhammad Ali , una imagen en honor al más grande de todos los tiempos.

Después de muchos años en los que mi padre y Ali no se veían,  surgió uno de los días más grandes en el boxeo , sucedió en Cancún en 2012. Muhammad Ali fue coronado como “El Rey del Boxeo” por el WBC. Recibió una corona, una bata y un cinturón de diamante. Mi padre fue acompañado por Vitali Klishtko, Julio César Chávez, Sergio Martínez y Canelo Álvarez para coronar  al rey junto con Roberto Borge, gobernador de Quintana Roo, Jean Claude Biver, presidente de Hublot y 2000 miembros de la comunidad del boxeo de todo el mundo , incluyendo 50 campeones del mundo.

Ali fue honrado por  sus compañeros, por el mundo del boxeo y fue reconocido como el más grande de todos los tiempos.

Este día mágico trajo la luz de nuevo a los ojos de Ali. El Rey del boxeo fue coronado y el mundo del boxeo encontró un ícono  para representar nuestro deporte por la eternidad.

Muhammad Ali amaba a los niños, él logró  tocar millones de corazones con sus acciones en todo el mundo …… Su canción favorita “El amor más grande de todos” por Whitney Houston ………

“… Creo que los niños son el futuro, enséñenles bien  y guíenlos por el camino, muéstrenles la belleza que poseen en el interior, denles un sentido de orgullo, para que sea más fácil, dejen que la risa de los niños nos recuerden cómo solíamos ser … el amor más grande de todos, es fácil de lograr, aprender a amarse a sí mismo, es el amor más grande de todos …. he encontrado el amor más grande de todos dentro de mí … ”

El mundo está llorando con lágrimas de alegría mientras que uno de las personas más grandes que ha pisado la tierra ha encontrado la eternidad. Ahora está descansando en paz, mirando hacia abajo con una sonrisa,  el es conciente de todo su sacrificio, su dedicación  y pasión valieron la pena, él ha dejado marca imborrable tras su partida; sin embargo, hoy celebramos su vida, nos sentimos inspirados  para seguir adelante  para mantener vivo su sueño, su legado será eterno.. siempre lo recordaremos en sus tantas citas y poemas.

Quiero terminar expresando nuestro agradecimiento a Lonnie Ali, la “Primera Dama del Boxeo” la “Reina del boxeo”, la esposa del más grande, compañera del alma, y mejor amiga …. Ella  siempre  estuvo a su lado, siempre ahí, tan atenta, tan decidida. Siempre sonriente, siempre ahí para él, sin cuestionar ni quejarse, celebrando cada día, como Ali lo quisiera. En los momentos de tranquilidad, lejos de los reflectores ,  ella se convirtió en la más grande todas…. Que Dios traiga  fuerza a Lonnie, Marilyn, Layla y a toda la familia, amigos que hicieron de la vida, una maravillosa,

VIVA MUHAMMAD ALI ………………

Cuando mi padre falleció, recibí un hermoso poema que me  gustaría compartir con todos los que cuidaron y amaron a Muhammad Ali ……

El Jardín de Dios

Dios miró alrededor de su jardín
Y encontró un lugar vacío.
El entonces miró a la tierra,
Y vio una cara cansada.

El puso sus brazos alrededor de ti
Y te levantó para que descansaras.
El jardín de Dios debe ser hermoso,
Siempre toma lo mejor.

El señor sabía que tú estabas sufriendo.
El sabía de tu dolor.
El sabía que tu no sanarías en la tierra.

El vio que tu camino era difícil
Y que las montañas serían difíciles de subir.
Así que el cerró tus ojos
Y murmuró, La paz este contigo.

Tu partida rompió nuestros corazones
Pero no te fuiste solo…
Parte de nosotros se fue contigo
El día que Dios te llevó a casa.

Gracias, en caso de que tengan algún comentario o sugerencia  siéntanse libres de escribir a president@wbcboxing.com

Compartir.

4 comentarios

  1. GRan reflexión mi querido Mauricio, Don José estará orgulloso de su legado, Alí simplemente Alí, no tengo palabras para describir al más GRANDE.

  2. Gracias a Muhammad Alí y a José Legrá soy un buen aficionado
    al noble arte del pugilismo.

  3. Pedro RIvero el

    el más grande entre los grandes del boxeo sin duda alguna que dios lo tenga en su gloria, Gracias Muhammad Ali por tus buenos combate y don de gente en el mundo que abandonaste….

Dejar una Respuesta