CONTRA LAS CUERDAS

8

CONTRA LAS CUERDAS un relato escrito por Sergio Núñez Vadillo

Santiago tiene dieciséis años y cada mañana se levanta para ir al instituto sin ningún tipo de aliciente. Pelayo es su mejor amigo y compañero de batallas. Ambos son dos rebeldes sin causa, chicos macarras y callejeros que se saltan clases, idolatran al Atlético de Madrid y se atreven a pelearse con todo aquel que les plante cara, sin respeto alguno.

Santi se encuentra desorientado y no le importan los estudios, pero al fin y al cabo, va aprobando a duras penas con ayuda externa; sin en cambio algo Pelayo no consigue aprobar. Fruto de ello, su amigo repite curso y es así como inicia una nueva etapa en la que los jóvenes se distancian. Siguen siendo amigos pero se ven poco. Ambos hacen nuevas amistades. Amistades que, en el caso de Santi, le hacen cambiar de actitud, a lo que también contribuye la paliza que recibió de una banda formada por gente de “los portales”, sus principales enemigos. Junto a sus nuevos amigos, Santiago descubre las discotecas, donde engendrará su primer coma etílico; tras el que analiza su situación al no haber encontrado sentido a la vida.

Su nuevo apego con Pelayo llega tras cumplir Santi los diecisiete años. Por aquel entonces, su amigo trapicheaba con “costo” entre los chavales, actividad a la que arrastró a Santiago; convirtiéndose así en camello. Primero, de “costo”; pero más tarde, de drogas más duras como las pastillas, el cristal o la cocaína. Sin darse cuenta, había llegado a consumir droga, algo que Pelayo y él se prometieron no hacer nunca. Dejó los estudios de lado y las broncas en casa eran continuadas; pero Santi ya se había sumido en aquel mundillo.

Un día que Pelayo y Santi salen a trapichear y son perseguidos por la policía. Los agentes alcanzan a Pelayo, pero Santi consigue escapar. Días más tarde, recibirá una llamada de su amigo desde los calabozos, donde está detenido. Pagará con dos años de prisión por los delitos cometidos. Ahí, Santi corrobora que Pelayo no le ha delatado y se alegra por ello. Decide dar un giro a su vida, por lo que se matricula en la universidad en los estudios de Terapia Ocupacional y decide olvidar el mundo del trapicheo. Aunque no lo consigue tan fácilmente, pues a la salida de la universidad, le esperan dos tipos que quieren cobrar una deuda de Pelayo. No sin desavenencias, consigue deshacerse de ellos vendiendo el coche de su amigo.

Entretanto, Santi inicia su primer acercamiento al boxeo, deporte que percibe como un ejemplo de sacrificio y valor, gracias al gimnasio Olimpia.

Santiago visitará a Pelayo en la cárcel, quien recobra la libertad; momento en que su amigo le anima a practicar boxeo con él; pues Santi había encontrado en este deporte un estilo de vida y deseaba debutar como boxeador amateur. Entretanto, la universidad iba regular, pues su verdadero interés estaba en el boxeo.

Una noche que salen los jóvenes terminan envueltos en una pelea con los de “los portale”; reyerta que acaba con la muerte de Santi, quien recibe una puñalada mortal; sintiéndose, Pelayo, culpable de alguna manera. Será entonces cuando éste decida cumplir el sueño de su amigo en lo referente al boxeo; encontrando, así, un motivo para vivir.

Con el paso del tiempo, Pelayo consigue un trabajo como diseñador gráfico en una empresa de comunicación. Su tiempo libre lo dedica a prepararse a conciencia para debutar como boxeador, pues este deporte le ha inculcado valores tales como la disciplina, el sacrificio y el respeto. Está decidido a cumplir el sueño de Santi, de modo que se prepara para un combate para debutar como boxeador.

Pero el combate no tiene un final feliz y su oponente resulta vencedor, algo que desilusiona a Pelayo y le arrebata las ganas de vivir. Pese a ello, continúa con el entrenamiento.

El joven cuenta ya con treinta años y un futuro incierto, pues su empresa prescinde de sus servicios; algo que le desanima aún más. De esta forma, decide dejar el boxeo de lado.

Con la llegada del verano, utiliza el alcohol para olvidar. Será entonces cuando conozca a una chica de la que se enamora, pero pese a un encuentro, aquel amor no es correspondido; de modo que piensa que será mejor olvidarla. Entretanto, Pelayo encuentra un aburrido trabajo como administrativo y descubre en la bebida el mejor sustituto para el boxeo.

Al encontrarse perdido, con el paso de los días, retoma el boxeo y recupera la paz interior. Pero un buen día, en un combate de entrenamiento, pierde el respeto al rival y el profesor le echa del gimnasio para siempre. Entonces, se da cuenta de que el boxeo no es más que una escusa para reprimir su ira. De tal forma que hace balance de su vida y se promete cambiarla.

Así, se independiza yéndose a vivir a Villaverde, donde pretende alejarse de la delincuencia. Una nueva etapa comienza en su trayectoria cuando se convierte en portero de discoteca, trabajo que le permite cierta estabilidad. Pero su existencia vuelve a tambalearse cuando un compañero recibe una puñalada y revive el homicidio de Santi. Afronta la situación disfrutando del momento y viviendo al límite, de modo que vuelve a coquetear con las drogas.

De hecho, cambia de local de trabajo, y allí vuelve a sumirse en el mundo de los trapicheos.

Pelayo se convierte en una persona temible y agresiva que vive en un mundo artificial de sentimientos vacíos. Vivir del modo en que lo hacía requería mucho dinero; de modo que se pone en contacto un tipo llamado “el Cepa”, quien tiene una red organizada para asaltar negocios, con el fin de intervenir en su próximo golpe. Tras el asalto a una relojería de la calle Serrano, son perseguidos por la policía y el líder del grupo muere. Entonces, Pelayo cae en la cuenta de haberse convertido en un auténtico delincuente.

A raíz de todos los golpes de la vida, el protagonista sigue ingiriendo cocaína, cada vez con más asiduidad. Es adicto y necesita consumir cada vez más; hasta tal punto que llega a fumar en plata. Hasta tal punto de que, sin darse cuenta, termina en un estado mental paranoico que le hacen derrumbarse. Es entonces cuando sus padres llegan a su casa y le encuentran tendido en el suelo. Ellos piensan que ha querido quitarse la vida; pero cuando despierta en el Hospital 12 de Octubre, los médicos garantizan que Pelayo ha sufrido una sobredosis de droga.

Pelayo encuentra la última oportunidad de su vida y vuelve a vivir con sus padres. Está cansado de ser rebelde y quiere enterrar su pasado para siempre. Ahora, dejará de luchar consigo mismo para ser un chico como los demás; pues no quiere desaprovechar la última oportunidad que le brinda la vida.

PUEDE LEER EL RELATO AL COMPLETO PINCHANDO AQUÍ:

Compartir.

8 comentarios

  1. I q paso con las ganas de boxear andale Pelayo echele ganas x ahí anda joedonald trump un verdadero millonario para apoyarlo

  2. YOSIMARI LA DIVA DE MEXICALLI el

    y este calmante que cosa es??? ahora estoy mas recuperada despues de tomarme completamente la caja de CORONA en la pelea del CANELO, QUE NO GANO CONVINCENTEMENTE solo luce bien con mediocres y con la VENTAJA de llevar 15 o 20 libras de mas… y la culpa de estos dos VAGABUNDOS en el relato de SERGIO NUñES, las tienen los GOBIERNOS que son las mafias en el poder, donde sus hijos van a las mejores escuelas, reciviendo la educacion necesaria para mantenerce en sus supuestos privilegiados y trabajos, es facil superarse para seguir EXPLOTANDO a la gran masa, de esta forma siempre habran muchos PELAYOS y SANTI. MORALEJA, “NO ESTE CONFORME, LUCHA POR TODOS” besitos de YOSI, los quiero mucho a todos…

  3. Enhorabuena por el relato. Me ha sobrecogido y me he sentido identificado por momentos. Conclusiones: no hay que rendirse nunca y hay que tomar el control de tu vida.

  4. Interesante lectura yo me aficioné al boxeo viendo en la televisión en los años 60 y 70 viendo los combates de José Legrá y de Cassius Clay.

  5. Mateo "TORERO " Martinez el

    MUHAMMAD ALÍ,JOSÉ LEGRÁ ,JOSÉ DURÁN ,CARLOS MONZÓN ,MANTEQUILLA
    NAPOLÉS,ALEXIS ARGUELLO,MIGUEL VELAZQUEZ ,ROBERTO DURÁN ,
    BOXEADORES DE VEDAD Y SI QUE ERAN CAMPEONES NADA QUE VER CON
    CON LOS INNOMBRABLES DE AHORA QUE YA SABEMOS QUIENES SON

Dejar una Respuesta