Luis “Gallito” Ceja apuesta a su fortaleza y valentía para vencer a Nietes

0

El aguerrido púgil mexiquense Luis Gallito Ceja está dispuesto a meterse a Manila, Filipinas, el próximo 28 de marzo, con el firme objetivo de adueñarse del campeonato minimosca de la Organización Mundial de Boxeo (WBO, por sus siglas en inglés), al local y actual campeón Donnie Nietes.

A decir del púgil originario del municipio mexiquense de Atizapán de Zaragoza, ira al archipiélago filipino dispuesto a jugarse el todo por el todo, apostando a su fortaleza y valentía, al ofrecer la batalla de su vida ante un oponente de gran envergadura que hará todo por conservar en casa su corona como es el filipino Donnie Nietes.

Con la intención de “morirse en la raya” de ser necesario con tal de adjudicarse la diadema mundial, el “Gallito” Ceja se alista para lograr la hazaña de arrebatarle a domicilio la diadema mundial WBO de las 108 libras (48.988 kilogramos), a un sólido rival tagalo, en un combate que marcará su futuro en el boxeo profesional.

Con 24 años de edad, el boxeador mexiquense recibió la oportunidad de disputar el cinturón universal minimosca, y ya se alista a “todo vapor” bajo la supervisión del entrenador y ex boxeador Agustín “Zorrita” Luna, con quien ya elabora la estrategia a seguir en la que será la pelea más importante de su carrera profesional, centrando sus baterías en la fortaleza y resistencia, pues su deseo es obtener una victoria por la vía del nocaut, y evitar arriesgarse a un veredicto localista.

Luis Ceja, hermano mayor del también boxeador Julio ‘Pollito’ Ceja presenta una marca profesional de 26 combates ganados, 21 de estos por la vía del nocaut a cambio de cinco derrotas y tres empates, y con el apoyo de Promociones del Pueblo, confía regresar a México con el cinturón universal en su poder.

“Voy con todo… ese cinturón se regresa a México conmigo, ésta pelea es de ganar o morir”, asegura, al afirmar que está realizando una excelente preparación para conquistar la diadema del mundo.

Compartir.

Dejar una Respuesta