Club México Donde el boxeo es una fiesta

2

Por José Antonio Lizana

La noche es un témpano, pero el ímpetu de los púgiles amateurs incinera la galería del Club México. La actividad está alicaída; no obstante en el recinto de la calle San Pablo los laureles del boxeo chileno se reverdecen cada treinta días. Acá no hay plan seguro ni combates de “alto riesgo”, y la fuerza policial brilla por su ausencia. En las gradas, hay pura buena onda y no se manifiesta atisbo alguno de violencia.

En cada velada, los “aztecas” hacen respetar su localía y casi siempre se llevan los aplausos y las victorias.  Contrariamente a la realidad de la disciplina, en el Club México las cosas se hacen bien y producto de ese buen trabajo están los: Óscar “La Máquina” Bravo, los Miguel “Aguja” González, los Líner “Pac Man” Huamán y los Luis “El Animal” Cerda. Todos protagonistas en los últimos años del escuálido circuito pugilístico nacional.

 

El peruano-chileno Líner Huamán brinda espectáculo y emoción en cada refriega. Fue así como en diciembre pasado “Pac Man” derrotó con tintes épicos al dominicano Diego Luis Pichardo. Es que a Huamán la vida le enseñó a resistir sus embates y en el ring es donde menos se va a amilanar. Que lo diga el chilote Luis “Zorrito” Oyarzún, quien lo superó estrechamente en abril. Para la anécdota quedará el fallo que otorgó un salomónico empate en dicha pelea.

 

Diciembre también marcó el retorno de Luis “El Animal” Cerda, el crédito de la entidad azteca que hoy hace sus primeras armas en la meca del boxeo mundial: Las Vegas. El oriundo de la comuna de Maipú debutó en el profesionalismo en 2011 y alcanzó en ese año 6 triunfos por K.O. en línea. Ese impresionante palmarés le sirvió al criollo como impulso para emplumárselas  a  los Estados Unidos en 2012. En su temporal regreso a casa, “El Animal” enfrentó a dos rivales argentinos: César David Inalef en diciembre y a Miguel Leonardo Cáceres en abril. Al primero lo derrotó estrechamente y con muchas dudas en las tarjetas, y con el segundo también cayó por los puntos, pero esta vez inapelablemente.

 

Cerda estuvo sin competición en su periplo norteamericano y le pasó la cuenta. Nunca fue lo mismo entrenar que competir. En ambas refriegas se le vio lento y sin la chispa y la pegada habitual. Sin embargo, se  trata de un púgil de 22 años con un futuro esplendoroso, pero que debe capitalizar sus talentos y las oportunidades que se le presentan.

 

Aquella noche otoñal, el foráneo ganó bien y el respetable lo premió con su aplauso. Al suyo también lo ovacionó, porque entendió que dio todo cuanto pudo ante la superioridad de su oponente. Así se vive el boxeo en el Club México, como una verdadera una fiesta.

Compartir.

2 comentarios

  1. little black dress under $100 el

    Nicely , the view of the passage is totally correct ,your details is seriously reasonable and you guy give us valuable enlightening submit

Dejar una Respuesta